jueves, 23 de septiembre de 2010

EL COLOR DEL DINERO


Han pasado unos cuantos años y Eddie Felson (Paul Newman), el mítico jugador de billar, que derrotó al Gordo de Minnesota, vive retirado y se dedica a un próspero negocio de licores, hasta que un día tropieza con Vincent (Tom Cruise) un alocado y brillante jugador que volverá a colocarlo en el mundillo que tuvo que abandonar por causas que no quiere recordar.

Eddie acompañara a Vicent y a su novia (Mary Elizabeth Mastrantonio) en un viaje en el que le enseñará como ser un buscavidas y ganar dinero gracias a sus habilidades innatas en el billar.


Hace unos días dediqué un artículo a "El buscavidas" de Robert Rossen y, en el mismo, decía que su tardía secuela, "El color del dinero", estaba a años luz de su referente original. En algunos comentarios pude leer que tal afirmación era exagerada y lo cierto es que reconocí mi dureza con el film de Scorsese, creyendo que quizás me había dejado llevar por un entusiasmo desmedido por el film de Rossen. Para ser sinceros, hacía una eternidad que había visto "El color del dinero" y sólo recordaba el escaso impacto que me produjo en su día. Pero, en justicia, debía volver a verla y así lo hice. Una vez visionada debo decir algunas cosas.


Lo primero que observo es que el personaje principal, Eddie Felson, conserva muy poco del personaje que fue. Un par de referencias breves a un pasado del que prefiere no hablar. Pero perfectamente podría haberse llamado John Smith o Juan López, porque, en realidad, Scorsese ha suprimido cualquier nexo de unión entre el pasado y el presente. Llama la atención que el personaje se parece más al ruin y despreciable Bet Gordon (George C.Scott) de "El buscavidas" que al propio Felson, con la única diferencia de que aquel se llevaba un 70% de las ganancias y este sólo el 60% de lo que gane su protegido Vincent. Aunque algo más benevolente que Gordon, su discurso es exactamente idéntico, basado en la importancia del carácter y, sobre todo, del único objetivo del billar que no es otro que el de ganar dinero. Solo en el último tercio del film podríamos encontrar algo del espíritu perdido del protagonista de "El buscavidas". Scorsese podría estimar que las circunstancias de la vida pueden hacer cambiar a un hombre, pero el peso especifico del primer film y su discurso final implacable ponen en cierto aprieto tales modificaciones. Dudo mucho que el jugador roto del film de Rossen fuera capaz de actuar como el hombre que sin duda desprecia.


Scorsese muestra sus habilidades innatas en las tomas sobre los tapetes verdes de la mesas de billar, sabe donde colocar la cámara y rueda con dinamismo las jugadas. La escena en donde el rostro de Newman se refleja en una bola negra es de lo más sugerente. El problema es que, una vez que se despega de la mesa de juego, no muestra nada, no hay tensión narrativa ni en los personajes ni en sus partidas. Decía Scorsese que el discurso de la película de Rossen le parecía desfasado y en virtud de ello, y para no cometer el mismo error, el brillante director elimina cualquier atisbo de diálogo mínimamente consistente. Las partidas entre Eddie Felson y el Gordo de Minnesota están llenas de tensión, de humo y alcohol, de relojes que marcan la titánica y larga lucha sobre una mesa de billar. En "El color del dinero" no existe ni un ápice de emoción en ninguna de sus partidas, todo es tan inocente como el chupete de un bebé. Es curioso que los diálogos, mínimamente interesantes, son aquellos que se inspiran en los del personaje de George C. Scott, sobre cuando se debe perder y cuando ganar.


Paul Newman está inconmensurable, pero no necesita esforzarse en un intento vano de demostrar su talento. Hay actores cuyo peso específico y presencia le ahorra un esfuerzo que ya no necesitan. Tom Cruise, por aquellos tiempos un actor emergente, gustó mucho en su época porque parecía romper con su carrera inicial y parecía apuntar a objetivos de mas enjundia. Pero Cruise no es Paul Newman, ni siquiera es Jackie Gleason, en esta película es más bien Risky Business y así actúa con todo un repertorio sobreactuado de saltitos y grandes gesticulaciones. Scorsese decía que los diálogos de "El buscavidas" no parecen actuales. En parte es lógico, al fin y al cabo es una película de principios de los 60 y él elabora una de mediados de los 80, tal y como lo representa el hecho de que en las escena inicial observamos como Vincent juega en una máquina de marcianitos, identificación exacta de un personaje que manifiesta que la complejidad de un videojuego en superior al billar.

No obstante "El color del dinero" no es un film descartarle, muy al contrario, es un buen ejercicio de un director con talento, uno de los grandes de Hollywood e incrementa sus aciertos en cuanto se acerca mínimamente a su referente original. Como decía "El Tirador Solitario", en uno de sus comentarios, es como comparar Formula V con Pink Floyd y yo añadiría: Es como comparar "Eva María se fue" con "The dark side of the moon".

28 comentarios:

  1. Siempre es muy interesante ver una película de Paul Newman y además con un Cruise tan jóven. No la he visto. A ver si voy recopilando información.

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué no tiene un ápice de emoción fuera de las escenas de billares? ¿Tom Cruise sobreactuado? ¿Formula V contra Pink Floyd?
    Personalmente a mi si me dice mucho la lucha que se lleva entre el "maestro" y el "discipulo", y como se suceden las cosas. Cruise pondrá todas las caras que uno quiera pero es un gran actor (el tiempo lo dirá). Y una comparación más acertada en vez del disparate de Formula V contra Pink Floyd, sería decir "Led Zeppelin" contra "Pink Floy", por ejemplo.
    Además, me parece genial ese final con regusto a victoria (sin haberse llegado a dar) que deja la película:

    TOM CRUISE:"¿Y como sabes que me vas a ganar?".
    PAUL NEWMAN: "Porque he vuelto". (¡Pum!)
    **THE END**

    Fabuloso, fabuloso... Se me ponen los pezones de punta y todo...
    Además, es necesario que sepas, ya que en tu reseña das a entender que Scorsese se pasaba por el forro de los "webs" El buscavidas, que Martin Scorsese hizo esta continuación por amor a la película de Rossen y no porque pensara que fuese una porquería. Además, encuentro bastante lógico que, en cierta medida, Newman termine como el personaje que encarnó George C. Scott, aunque por otro lado te diré que este (nuevo) Eddie Felson tiene mucho más talante y cabelloridad que el de Scott.
    Vamos que me encanta. Para mi una obra maestra de cabo a rabo. Entiendame, es una de mis películas favoritas y además, Paul Newman era el único hombre de la faz al que me... ejem...
    Que es una master piece, joder!!

    ResponderEliminar
  3. Siempre que haya visto previamente "El bucavidas", amigo Marcos, puede echarle un vistazo a este interesante film.

    Amigo del alma Lazoworks, sabe usted el aprecio que le tengo, pero usted defiende una pasión muy, pero que muy particular.
    1.-El film no transmite emoción ni en las partidas de billar, ni fuera de ellas. Todo es desidia, y solo parece brillar cuando intenta retomar el espíritu de su referente original.
    2.-Cruise entonces estaba muy verde y ha ido mejorando a lo largo de los años. Si usted dice que un tipo que, casi durante toda la película está dando saltos y haciendo malabarismos con el taco, no está histrónico...
    3.-No me cambie usted las comparativas musicales, no se trata de estilo sino de calidad.
    4.-El verdadero impulsor de este proyecto fue Paul Newman, quien con su propio dinero costeó un primer guión y convenció a su abogado para producir "El color del dinero". Scorsese vino después y acepto el encargo para afianzar su carrera, en entredicho desde el descalabro de "El rey de la comedia" y nunca la ha considerado en plan artístico, aunque le esté agradecido a la misma por afianzar una situación por entonces no demasiado clara.
    Conclusión: Buena película pero inferior a su referente de 1961. No se me enfade, al fin y al cabo a mi me gusta Emmerich.

    ResponderEliminar
  4. Es una secuela digna, Scorsese aunque a veces me decepcione tiene mucho oficio. Lo que eché de menos es la fotografia en blanco y negro que tan bien resalta esos tugurios oscuros y llenos de humo. Me quedo con "El buscavidas" pero esta es muy visible. Borgo.

    ResponderEliminar
  5. Más peculiar me parece que no encuentre emoción en El color del dinero...
    Además, jamás he entendido esa fobia a las sobreactuaciones. Por culpa de gente como usted se ha llegado a críticar a Jerry Lewis, Jack Nicholson o Jim Carrey... ¿Qué tiene de malo sobreactuar si se hace bien, no? Además, no creo que Cruise se limite a dar saltitos y poner caritas...
    Por otro lado, que conste que me encanta Formula V, prefiero Eva Maria al Money de Pink Floyd, pero sé que usted, bicho malo, lo dice en sentido peyorativo. De ahí mi cambio por un Led Zeppelin más cañero contra los ñoños de Pink Floyd.
    Y por último, el hecho de que "El color del dinero" sea un encargo a un director que salía de un injusto fracaso (El rey de la comedia es otra obra maestra), no impide que Martin Scorsese sintiera respeto y cariño a la película original. Además que dijera que los dialogos estaban desfasados no tiene nada de malo (tienes que entender que tío Martin por aquella época le daba bastante a la farlopa).
    Y enfadarme, para nada, faltaría más... Estas discusiones sobre cine son (casi) siempre sanas.
    Un abrazote!


    P.d.: Lo de Pink Floy era coña, eh... Me gustan un poquito más que Formula V... Sólo un poquito...

    ResponderEliminar
  6. Martin Scorsese es uno de mis directores importantes "desfavoritos"; vi El Color del Dinero en el cine, luego unas cuantas veces más, y le doy un suficiente pelado, y eso que me gustan Tom Cruise y Paul Newman. La escena que más recuerdo es una de Mary Elizabeth Mastrantonio, en ropa interior, sobre una cama...

    ResponderEliminar
  7. Miquel: Esa fotografía en blanco y negro con esa profundidad de campo es ejemplar.

    Lazoworks: ¡Es la guerra!. ¡Le envio a mis padrinos, usted elige armas!. A mi siempre me gustó Jerry Lewis, Nicholson y a veces Carrey, pero Cruise estaba muy tierno aún para enfrentarse a Newman. Entre mis tesoros en CD tengo un recopilatorio de Formula V. No diga usted herejías de Pink Floyd. Tampoco he dicho que "El rey de la comedia" fuera mala, pero si fue un fracaso comercial. ¿Bicho Malo? ¡Es usted un malandrín, pardiez!

    Octopusmagnificens: Hay que reconocer que la Mastrantonio en ropa interior estaba de pan y moja.

    ResponderEliminar
  8. Vamos, a fin de cuentas, que al final el comentario no fue tan exagerado. No sé. Yo la vi hace mucho... y claro, me gustó mucho más la primera por todo eso que apuntas. Aparte, no creo que Scorsese tenga un talento innato (de hecho, no creo que nadie lo tenga) ni sea tan grande (me cae bien y tiene unas cuantas maravillas, pero para mí grandes son otros)... Sobre las comparaciones con temas musicales, ni entro. Para mí una es un clásico, y la otra una película que se deja ver.
    PD: Y no recordaba que Paul acabara comportándose como el personaje de George C.Scott. Tienes razón en qeu el personaje de la primera es probable que no lo hiciera después de lo que pasó...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Desde tierras de Centro europa, y como responsable de la comparación de marras, debo atenerme y manifestar que tras unos días de reflexión, creo que la distancia entre Los Formula V y Pink floyd es inferior a la que existe entre la grandísima obra de Rossen, y la menor, y muy, muy inferior del señor Scorsese

    El Tirador Solitario

    ResponderEliminar
  10. Quizás yo no sería tan duro, y tampoco comparto el hecho de que Crusie sobreactúe (creo que es uno de sus mejores papeles, y ciertos histrionismos van acorde a su personaje, un joven impulsivo), pero en líneas generales considero que es una película muy floja, por mucho Scorsese que esté detrás (siempre digo que hay que juzgar las películas por lo que son y no por quién las dirige)

    Lo de Fórmula V y Pink Floyd es un poco desacertado, pues se está comparando un grupo de pop con uno de rock. Y aquí tenemos dos películas, original y secuela, que siguen moviéndose en el mismo género y registro. Por tanto, la compración ideal sería entre dos grupos de rock o dos grupos de pop (uno mejor y el otro inferior), pero no entre dos grupos de estilo distintos.

    A la hora de hacer un simil hay que ser consecuente y coherente ;)

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. Me hago cruces ante la cantidad de personas que encuentran floja "El Color del Dinero". La verdad es que me sorprende mucho...
    Sólo me gustaría añadir que no me gusta porque esté dirigida por Martin Scorsese, Dios sabe lo poco que me gustan algunas de las últimas películas de Scorsese, sino porque creo tiene suficientes puntos para encontrar que en la película existe una buena dirección, una buena historia y unas excelentes interpretaciones.
    En fin, con esto doy mi guerra por finalizada ya que salta a la vista que he perdido... Snif, snif... Además, al final va a parecer que no me gusta "El Buscavidas" y Pink Floyd (y Formula V)!!
    Aquí les dejo un excelente tema que aparecía en 1,2,3, al escondite inglés, de Zulueta...

    http://www.youtube.com/watch?v=Th1GYPucAiw

    Un mega-hit!!

    ResponderEliminar
  12. Lo del director lo digo porque es una máxima mía y porque a menudo veo que a la gente le cuesta hablar negativamente de una película si quién dirige es un director de prestigio (o peor aún, si la película en cuestión es de culto, lo cuál la convierte por defecto en intocable y digna de veneración). No digo que sea el caso ;)

    Y lo de discrepar es lo normal. Generalmente está bien valorada, aunque muchos coinciden en que es inferior a su predecesora. Pero claro, no a todos nos tiene que parecer una maravilla. A mi no me disgusta, pero me parece que está lejos de ser una buena película (pese al buen reparto)

    Respecto a Scorse, prefiero algunas de sus últimas y más criticadass películas, a sus "supuestas" obras maestras como "Malas Calles", que a mi me parece un verdadero coñazo y un pestiño de película que no tiene ni trama ni historia ni nada (pero volvemos a lo mismo, es el de Scorsese, un clásico de culto, y está mal visto no aceptar el "verdad impuesta" de que es una obra maestra; que quién quiera pensar que lo es, pues no hay problema; pero para el que no piense así, pues tampoco debería haber problema alguno)

    ;)

    ResponderEliminar
  13. Aplaudo su manera de pensar, si señor (aunque a mi particularmente me guste "Malas Calles"), pues yo también la comparto (de ahí mi osadía a la hora de decir que me gusta más "El Color del Dinero" que "El Buscavidas").
    Respecto a sus últimos films, no le diré que Shutter Island me disgustase, pero francamente no la encumbro a obra maestra por mucho Scorsese que haya detrás. Es bastante justita. Así como Infiltrados. Por Dios, la película original era cien veces mejor...
    Creo que su última gran película, - una película que realmente daba muestras de su maestría -, era "El Aviador", donde Di Caprio estaba fabuloso de verdad. Y fijese que críticas despertó. Es que sobre gustos... Nos podriamos tirar años discutiendo sobre estas cosas y no encontrariamos solución alguna.

    Saludos!! ;)

    ResponderEliminar
  14. En la variedad está el gusto. Ni la voz de la crítica ni la voz del públcio es la que manda. La única opinión que cuenta y es verdaderamente válida es la que uno tenga.

    A mi por ejemplo me encantaron Shutter Island e Infiltrados (superior, en mi opinión, a la original en muchos aspectos, aunque cayendo en el mismo error que aquella: el innecesario trío amoroso) Ahora bien, eso de tildarlas de obra maestra no va conmigo. De hecho, semejante calificativo hoy en día se utiliza demasiado a la ligera. Busque cualquier película superior a la media, buena o que siemplemente haya causado furor (Origen, Distrito 9, Kick-Ass..) y será catalogada ipso facto como "obra maestra". Tampoco nos pasemos... que nos han acosutmbrado a tanta mediocirdad, que enseguida vemos obras maestras -palabras mayores- donde tan sólo hay buenas o muy buenas películas (o a veces ni eso, pues parece que también la "originalidad" se comepsna con dicha calificación, como si por ser menos original no se pudiera ser obra maestra)

    ;)

    P.D.: Me gustan estos gratificantes debates.

    ResponderEliminar
  15. Pues fijese que yo creo que la gente (y sobretodo críticos), tienen miedo a calificar como "obra maestra" a las películas de hoy en día. Algo que no debería ser así, ya que le aseguro que actualmente se siguen realizando obras maestras que nada tienen que envidiar al cine que nos precede (aunque logicamente no tantas, ya que cada vez es más dificil sorprender). Yo sinceramente, disfruto como un crío con el cine clásico o con "Gran Torino", u otras películas que actualmente se consideran de corte clásico, pero sinceramente, me tocaría bastante los huevos que todas las películas fueran así. Estamos de acuerdo en que muchas películas marcaron unas pautas, pero es necesario que los nuevos cineastas las utilicen a su antojo. Sólo así se puede sorprender, y en el mejor de los casos hacer una obra maestra.
    Por cierto, ahora me viene a la cabeza "Enter the Void" de Gaspar Noe que es toda una proeza visual gracias, en parte, a las nuevas tecnologias (esas que tanto dicen que son una mierda y no valen para nada). Logicamente, muchos le han metido caña, y la han tachado de pretenciosa, pero si tiene la oportunidad echele un vistazo. Una obra maestra de, eso si, casi 3 horas.

    ResponderEliminar
  16. P.D.: A mi también me gustan estos sanos debates. :P

    ResponderEliminar
  17. Pues pienso al contrario, que son los críticos los primeros en otorgar el calificativo de obra maestra, y de ahí que público y medios informativos les tomen la palabra.
    District 9 aún no se había estrenado, y ya era promocionada como una obra maestra indiscutible.

    Es incluso contraproducente, porque te condicionan a ver una obra maestra, y luego no te parece para tanto... Puede que incluso infravalores una película por el mero hehco de que no cumpliera esas altas expectativas (gracias a Crom, servidor pasa olímpicamente tanto de las críticas encumbradoras como de las destructoras)

    En cuanto a serlo o no serlo, no creo que tenga que ver con el corte clásico, aunque sí es cierto que hay mayor facilidad en discutir este calificativo en una película actual que en un clásico, cosa que no debería ser así (no son pocas las obras maestras clásicas que a mi personalmente no me aprecen tales, ni tampoco las películas consideradas menores que me parecen altamente disfrutables)

    En cuanto a las nuevas tecnologías, el problema no es el uso sino el abuso. A mi me gusta la mezcla de efectos artesanales y digitales porque creo que el ordenador debe usarse en momentos que realmente se requiera su uso (sea indispensable o para minizar ciertos riesgos)

    Sin embargo, ahora se utiliza para todo, y llegará un punto que hasta las lágrimas de los actores serán simuladas por ordenador... (lo sé, parece exagerado, pero tiempo al tiempo xD)
    Además, para muchos directores y productores, el CGI no es un medio sino un fin, y basan toda la película en la espectacularidad de éstos sin importarles elementos tan vitales como la historia y los personajes. Productos vacíos e insustanciales llenos de fuegos artifiales y CGI no, gracias.

    Le agradezco la recomendación, aunque debo decirle que el cine de Gaspar Noe no me atrae. Creo que su obra es la típica que u odias o amas.

    ;)

    ResponderEliminar
  18. David: Es que no tiene sentido que la lección final, con toda aquella liberación de la culpa, no solo sea olvidada sino que además se va en sentido contrario. No me parece una evolución lógica del personaje.

    Tirador: Me alegra que cumpla usted con sus obligaciones, aunque ande por esos mundos de Dios, y que ente pinta y pinta haga oir su voz.

    ResponderEliminar
  19. Lazoworks: Está visto que no puedo dejarle solo, menuda tiene usted liada con el amigo Pliskeen. Bueno, eso está bien, han dado ustedes mucho juego en este pendenciero blog y se lo agradezco sinceramente. No se lamente de que "El color del dinero" no sea santo de nuestra devoción. Si algo tiene el cine por excelencia es la subjetividad. Respecto a calificar una película de ahora como obra maestra, yo creo que, en general, como el vino, debemos dejarla que repose y con los años calificarla con más perspectiva.

    Pliskeen: Es cierto que Formula V y Pink Floyd no son comparables, pero supongo que la comparación es deliberadamente exagerada para resaltar la diferencia. Lo de Cruise, es un tema que entra dentro de la cuestión de si se sobreactúa por propia voluntad o porque el papel lo requiere. Es posible que tenga razón y el personaje esté construido de tal manera. De Scorsese tengo una especial predilección por "¡Jo, qué noche!", o como se puede convertir una bajada a los infiernos cotidianos en una comedia negra. Respecto a construir una obra maestra, creo que se incrementa si lo que se persigue es algo ajeno a esa pretensión. En los 50, los estudios producían auténticas obras maestras, pero Louis B.Meyer solía gritar a sus directores: ¡No la quiero buena, la quiero para el martes!. Esos directores pretenciosos, que se miran tanto el ombligo y pretenden realizar grandes obras, al final consiguen, muchos de ellos, grandes tedios.

    ResponderEliminar
  20. Sr. Pliskeen, por lo que dice... ¡no se le ocurra ver "Enter the Void"! Seguro que después me busca para partirme las piernas... Jajaja!
    Sr. Cahiers, a partir de ahora voy a dejar mi blog para venirme aquí a discutir, ¿que le parece? Jajaja!

    ResponderEliminar
  21. Me parece extraordinario, pero no pienso pagarle ni darle vacaciones, trabajará de sol a sol.

    ResponderEliminar
  22. Ciertamente, la mejor manera de lograr una obra maestra es no pretendiéndolo.

    ResponderEliminar
  23. Pues yo sí veo totalmente plausible que el amigo Felson se comportara así tras años de decepciones y de ver el mundo que hay por ahí.

    Lo malo es que Cruise estaba bastante irritante. Bueno, en realidad irritaba mucho más en otras pelis de la época, pero vamos... que todavía le faltaba para "Rain Man", y que habría sido mejor tener a otro joven con más talento.

    Claro que la original está a años luz... eso no es ser duro. Y no es nada malo para "El color del dinero", que es un buen film. Pero hay cosas que escapan a nuestra compresión, amigo Horacio

    ResponderEliminar
  24. Desde luego, Möbius, que todo es interpretable y los cambios que produce la vida son realmente insospechados, pero a mi, personalmente, me parece poco lógica. Estoy con usted, "El color del dinero" no es un mal film, pero el de Rossen es mejor.

    ResponderEliminar
  25. Lo cierto es que después de escribir aquello (porque lo pensaba), hablé con mi hijo de cierto asunto familiar y me di cuenta de cómo había cambiado cierta persona que supuestamente había pasado por una experiencia que podríamos considerar similar a la de Paul Newman en la primera película. Así que no sé... Cuando vuelvo aquí y leo el comentario de Möbius.. Creo que puede tener razón. Eso sí, sigo prefiriendo la de Rossen. Y Malas Calles la he visto este año. No me ha parecido una maravilla, pero tampoco tan mala (una película que empieza en sus créditos con el Be my baby de las Ronettes no puede serlo).
    En lo que sí estoy de acuerdo es con lo que dice David (Plissken) de "nos han acosutmbrado a tanta mediocirdad, que enseguida vemos obras maestras -palabras mayores- donde tan sólo hay buenas o muy buenas películas (o a veces ni eso, (...)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. La vida de cada uno es, en si misma, un mundo y cada cual evoluciona según las circunstancias, luego todo es posible.

    ResponderEliminar
  27. A mi me gustó cuando la vi en su estreno hace una pila de años: me pasé el resto del día jugando al billar en uno de aquellos salones que se han extinguido.
    Pero no admite comparación ni con "El buscavidas" ni con otras de Scorsese: le falta "noir". Y Además la relación Newman/Laurie de la primera está a años luz de Tom Cruise (que hace de gilipollas) pegando saltitos en la cama de la Mastrantonio.
    Saludos.

    ResponderEliminar