martes, 9 de noviembre de 2010

TERMINATOR


Una enorme máquina de destrucción aplasta con sus ruedas cráneos humanos en una noche infernal de exterminio. Una voz en off nos advierte: "Las máquinas surgieron de las cenizas del fuego nuclear. Su guerra para exterminar a la humanidad había continuado con furia durante décadas. Pero la batalla final no iba a librarse en el futuro. Se libraría aquí, en el presente. Esta noche".


Una noche más en Los Ángeles, sin embargo, una luz cegadora, acompañada de descargas eléctricas, nos envía un emisario (Arnold Schwarzenegger) de otra época, de otra dimensión. Una forma humana amenazante se adentra en la ciudad. Sus ojos no muestran emoción, su expresión es tan fría y mecánica como su desprecio por la vida. A cada paso que da, deja un reguero de muerte. Una vez armado, se hace con una página de la guía de teléfonos y comienza su eliminación de toda mujer que tenga el infortunio de llamarse Sarah Connor.


De la misma forma, un nuevo enviado (Michael Biehn) atraviesa la luz blanca. Es vulnerable, y en su cuerpo se expresa el dolor y la inseguridad de un simple mortal. La policía le persigue y, cuando desarma a uno de ellos, le pregunta de forma angustiosa qué día es y de qué año. Su misión es vigilar y proteger a una mujer, una mujer cuyo nombre es Sarah Connor (Linda Hamilton).


Los tres protagonistas se reunirán en un local nocturno, en donde un exterminador, un protector y una elegida iniciaran una desesperada noche en la que el destino de la humanidad estará en juego.


Cuenta James Cameron que la idea de "Terminator" le fue inspirada por una noche de fiebre y pesadillas y, ciertamente, que el futuro expresado en esta película nos presenta un mundo terrible y desolado, la distopía propia de un año orwelliano, como lo fue 1984. Nada más descriptivo que esos recuerdos del personaje interpretado por Biehn, sobre todo, la entrada al refugio, en donde la visión de un mundo acabado nos es presentada de forma simbólica, por unos seres humanos que se calientan con el fuego encendido en la carcasa de una vieja televisión, o de esos niños cazando ratas para alimentarse. Después, la irrupción de un Terminator devastador, que escupe ráfagas de plomo bajo su mirada iluminada por unos ojos sin remordimientos ni conciencia. Es el destino dantesco mejor dibujado en unos pocos minutos, es también un destino infranqueable y terrible, cuya única esperanza es una foto quemada de una mujer y un hombre aferrado a su imagen.


El argumento que nos presenta el film de James Cameron tiene también algo que ver con un sentido religioso y místico, casi evangélico. Un enviado de otro tiempo, que tiene como misión salvar a la mujer que engendrará a un hijo, futuro líder de la raza humana, se convertirá también en el padre, que en una noche de pasión y miedo sembrará la semilla del futuro. Es también un film en el que las alteraciones del espacio-tiempo modificarán lo que está por venir. Gracias a que el cyborg es destruido en una fábrica automatizada, se podrán investigar sus restos, que, con el tiempo, permitirán el avance acelerado de la robótica y el surgimiento de la máquina absoluta, esa forma de consciencia artificial llamada Skynet. Pero a su vez, la intervención de esta inteligencia artificial, en el pasado, provocará también el surgimiento de su enemigo más temido, John Connors.


"Terminator" surge en una época, los años 80, en la que la carrera armamentista alcanzó su máximo apogeo, llevándonos de forma inequívoca a un miedo escénico tan real como cotidiano: La guerra nuclear. Pero, también se intuía que dicha carrera acabaría por desestabilizar al bloque soviético hasta su derrumbe. Aquí el enemigo no son los comunistas, sino las máquinas y, en su deseo de exterminio de la raza humana, provocaran una guerra nuclear de consecuencias devastadoras.


Uno de los máximos aciertos de la película fue su reparto, sobre todo en la elección de una estrella emergente como era Arnold Schwarzenegger. En un principio, Cameron quería que el papel de cyborg exterminador lo interpretara uno de sus actores fetiches, Lance Henriksen (quién haría después de Bishop, el androide de "Aliens, el regreso"), pero alguien le aconsejó ofrecérselo a un actor de gran físico, como lo era entonces el actor austríaco. A regañadientes, Cameron aceptó concederle una oportunidad, sin demasiada fe, entre otras cosas por que él mismo decía con cierto escepticismo que le haría una entrevista a Conan, el Bárbaro. Tampoco Schwarzenegger hizo demasiado caso a quienes le aconsejaron que no aceptase un papel de villano que podría encasillarle en el futuro. La reunión fue tan fructífera y positiva que James Cameron concedió el papel del Terminator a Schwarzenegger, relegando a su propuesta inicial, el actor Lance Henriksen, a un papel secundario, interpretando al detective Vukovich. Es evidente que si esta decisión la película hubiera sido totalmente distinta. Nos hubiera privado de una imagen potente de un exterminador casi indestructible y la leyenda de "Terminator", probablemente, se hubiera difuminado en una propuesta con menos energía y garra. El villano de esta película actúa como si realmente fuera un cyborg, anda, camina y se expresa con frialdad, como la de un insecto depredador. En la famosa escena del garaje, cuando el personaje de Kyle Reese le revela la verdad a una poco receptiva Sarah Connor, la mirada de un Schwarzenegger, que busca su presa entre los coches aparcados, es tan amenazante como inquietante. La forma en que ejecuta a sus víctimas, algunas objetivos, otras que solo se interponían en su camino, la banda punk del principio o el dependiente de una tienda de armas, es de una eficiencia letal, sin discursos que puedan distraer o alargar indebidamente la puesta en escena. Una pregunta curiosa: ¿Por qué le dieron a Bardem un Oscar, por una interpretación parecida, en "No es un pais para viejos" y hubiera sido absolutamente absurdo porponer ni tan sólo la nominación para Schwarzenegger?.


Aunque la película no es de un gran presupuesto, cuenta con unos efectos especiales que, para la época en que se filmó, no desmerecen en absoluto. El mérito principal se lo debemos a Stan Wilson, el mago de los efectos especiales, responsable, además de "Terminator", de las criaturas de "Aliens", "Depredador" o "Parque Jurásico". Wilson construyó dos robots, uno a escala que se movía utilizando el movimiento fotograma a fotograma, stop motion, que es el que ha envejecido peor, y otro a tamaño natural, sin piernas, que era manejado desde abajo y que, con el ingenioso y rudimentario sistema de dos travesaños manejados por dos operarios, podía andar e incluso simular la cojera que sufre el cyborg tras la voladura del camión cisterna.


El film cuenta con poderosas escenas, como la secuencia inicial de las máquinas aplastando cráneos y exterminando seres humanos, la irrupción del Terminator, el asesinato del vendedor de armas, los recuerdos del futuro de Reese, la primera vez que encañona con la pistola de mirilla láser a Sarah Connor, la cura brutal a la que se somete el Terminator en la habitación de un sucio hotel, el tiroteo en la comisaría y el famoso "volveré" o la primera aparición del cybor sin su recubrimiento de tejido humano, cuando muestra su verdadera naturaleza. Todo eso, envuelto convenientemente en una fotografía que retrata Los Ángeles, sin ningún tipo de glamour, sucia, húmeda y habitada por una suerte de seres marginales, la tribu punk del principio, el vagabundo al que Reese le roba los pantalones, una vieja empujando un carrito de supermercado lleno de basura, nos ofrece un panorama decadente, próximo a su apocalipsis.


Terminator se ha convertido a lo largo de estos años en un film de culto, referencia indispensable de la ciencia ficción contemporánea que se ha extendido en una saga irregular pero siempre interesante, aunque no para todos. Sin ir más lejos, el redactor jefe de Film International, Michael Tapper le dedica esta crítica poco halagadora: " Esta película Kitsch de serie Z, potencial candidata a los premios Pavo de Oro... es un triunfo del estilo sobre la trama, de la astucia sobre la inteligencia...el estilo de Cameron mantienen al espectador lo bastante distraido para no reparar en la absurdidad de todo el asunto. Incluso Arnold Schwarzenegger-epítome de la mala educación, con una insulsa expresión facial, fuerte acento austríaco y un lenguaje corporal aprendido en la escuela del monstruo de Frankenstein- se convierte en uno de los activos de la película... Lo mismo se puede decir de la violencia, sádica aunque cómica, y del cambio de la chica al acabar la película. ". No obstante, "Terminator" fue capaz de ganar, no los premios Pavo de Oro, sino el Premio Saturn al mejor maquillaje, a la mejor película de ciencia ficción y al mejor guión. Galardonada también con el premio Grand Prize a James Cameron en el Avoriaz Fantastic Film Festival y preservada desde el 2008 en el National Registry de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Pero, por encima de todo, es un incono inmortal del cine de ciencia ficción, un film de culto y una historia que arriagó en el imaginario popular de toda una generación.














21 comentarios:

  1. Dos de los punks son Bill Paxton y Brian Thompson. El primero volvió a trabajar con James Cameron en Aliens y Titanic, y el segundo es bien conocido por sus papeles de villano en muchas películas de acción. También señalar que el terminator que se infiltra en el refugio de la resistencia y se lía a tiros es Franco Columbu, el mejor amigo de Arnold Schwarzenegger.

    "John Connor me dio una foto tuya una vez. No sabía por qué en ese momento. Era muy vieja, rota, desteñida. Eras joven, más o menos como te ves ahora. Parecías un poco triste. Yo siempre me preguntaba qué era lo que estabas pensando en ese momento. Memoricé cada línea, cada curva… vine a través del tiempo por ti, Sarah".

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, curiosamente, no he visto aún esta película pero sí vi hace ya varios años "Terminator 2". Cosas del azar, supongo, que es así de caprichoso. Y me gustó bastante la segunda parte, con lo que presupongo que la primera será aún mejor. Ahí la tengo, entre mi lista de pelis pendientes.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, a lo mejor diré algo que suscitará polémica (esa que tanto te gusta), pero prefiero esta a la segunda parte. Terminator 1 es más oscura... La segunda es más rollo "fuegos de artificio", más tirando a lo que se ha convertido el cine de Cameron de hoy día.
    Terminator es una obra maestra sin paliativos y me alegro de haber leído hoy esta reseña. Me han entrado unas ganas locas de verla!!
    Saludos, Mr. Cahiers!

    ResponderEliminar
  4. octopusmagnificens, no olvides que Paxton también apareció en "Mentiras Arriesgadas".

    Cameron quería un Terminator que pasara desapercibido, como un humano más. Henriksen era el elegido, e incluso se presentó en el plató metido en su papel, lo que dejó al personal un poco inquieto.

    Chuache, por su parte, estaba decidido a interpretar al villano y no al héroe, cosa que como bien se dice en el artículo, no entusiasmaba para nada al director (no ya por el austriaco en sí, sino porque se alajaba de la iamgen que había imaginado del T800)

    Ambos se reunieron y charlando, concibieron el Terminator que conocemos, una excelente película de acción/ciencia-ficción que ha creado escuela.

    Cameron se superó luego con la impresionante secuela, que debió ser la última de una saga que, ya sin él, ha ido a peor (la tercera es una aberración y la cuarta no pasa de ser entretenida)

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con Lazoworks en que también prefiero la primera de la saga. Hace poco me enteré que el guión está basado en relatos de Harlan Ellison aunque su nombre no figura en ninguna parte. Recuerdo que en la película aparece Dick Miller, el actor fetiche de Joe Dante, creo que de dependiente en una armería. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
  6. Yo me decanto por la segunda, aunque reconozco que la primera se sitúa muy cerca. Son diferentes y tiene mucho mérito que una secuela mejore el original. Fue todo un logro (comercial y de calidad, cosa que no suele coincidir) y un acierto cambiar al malo. El arranque de la segunda: lo mejor.

    ResponderEliminar
  7. Ahora es muy fácil decir que Terminator es mejor que su secuela, pero siendo un adolescente impresionable, cualquiera se atrevia a decir eso en público. Como espectador curtido uno ya puede aseverar que Terminator es insuperable y que T2 es entretenimiento de gran calidad.
    Caso contrario con Aliens, que me gusta más que Alien. Vivan los marines coloniales!!!

    ResponderEliminar
  8. Grandiosa, inefable, esa distopía inquietante, ese Kyle sufrido, la Sarah Connor inocente que vaya cambio pegaría... ese Chuache frío como el hielo.

    Todo un clásico, sí señor. Tarde o temprano volverá a caer.

    Grande.

    ResponderEliminar
  9. Qué grande. Menos mal que no eligieron a Lance Henriksen : Terminator es Arnold, sin duda. Y Cameron tuvo pocos medios, sí, pero dio un campanazo tremendo. Con "Avatar" habrá gastado mucha pasta en hacerla pero es una m.... No admite comparación con esta o con "Aliens". En fin, si Schwarzenegger quiere volver a ponerse la chupa de titanio, a mi me encontrará a la puerta del cine.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Pliskeen, T3 es mucho mejor que T4, a mi gusto.

    Licantropunk, Arnold está demasiado viejo para volver a interpretar al terminator. Seamos justos. Yo quiero que evolucione y encontrármelo como villano en Avatar 2.

    ResponderEliminar
  11. Yo también me quedo con esta primera parte, sin desdeñar en absoluto la 2ª parte que que está a muy buen nivel, pero esta primera entrega tiene un guión memorable, y un aire desasosegante muy, muy difícil de ignorar...

    ResponderEliminar
  12. Este post es de aupa. Cuando he visto que trataba sobre 'Terminator', una peli que me encanta, ya me daba por satisfecho, pero luego al leerlo con calma se me ha crecido aún más. Te lo has currao. A mi siempre me ha gustado más que la exitosa segunda parte, que la gente suele preferir. 'The Terminator', la primera, creo que hasta mezcla un poco del género de terror entre otros géneros, y Chuache es el mejor terminator, por supuesto, a día de hoy, a años luz del T-1000 de la segunda parte.

    El primer papel que le ofrecieron a Arnold creo que fue el del 'bueno', y creo que fue petición suya la de interpretar al cyborg. Corrígeme si me equivoco.

    ResponderEliminar
  13. A mi también me gusta más esta primera parte que la segunda, es de las pocas películas de acción que me gusta y que no me importa volver a ver de vez en cuando porque siempre la disfruto.

    ResponderEliminar
  14. Un clásico imperecedero de acción y ciencia fición. Un guión tan arriesgado como bien estructurado, que con la buena direcciòn, la frialdad que transmite el mecánico tio Arnold y la lograda atmósfera caótica, lograron sacar uno de los mejores entretenimientos de los 80'. Me quedo con la original

    ResponderEliminar
  15. Octopusmagnificens: ¡Menuda declaración de amor teniendo como única referencia una vieja foto!. Que aprendan algunas películas románticas.

    Clementine: Pues no pierda usted la oportunidad, estoy seguro que no le defraudará.

    Lazoworks: Creía que tenía usted preparada alguna trastada de las suyas. Bueno, lo cierto es que yo creo que Terminator 2 casi imita la misma estructura que la primera, pero con unos efectos especiales alucinantes. Es como la película que tenía en mente Cameron para la primera entrega, pero que los medios no se lo permitieron.

    Pliskeen: Si, recuerdo aquel divertido papel que interpretó el amigo Paxton de falso espía vendedor de coches usados. Yo no soy tan duro con las secuelas. Creo que la tercera retrata a un marginal John Connor de forma muy acertada y el final creo que está bien logrado. Respecto a la cuarta, se parece más a la saga Mad Max que a Terminator.

    Miquel: Pues Cameron siempre dijo que la historia se la inspiró una noche de fiebre. Efectivamente, el actor fetiche de Dante (el de la excavadora de los Gremlins) es el que hace de dependiente de la tienda de armas.

    Ethan: Creo que las dos primeras están muy equilibradas y pocos peros se le pueden poner.

    Kinski: Es que los efectos especiales de T2 fueron en su época realmente revolucionarios. Aliens, el regreso era la leche en cuanto al ritmo de una acción perfectamente planificada.

    Möbius: La verdad es que Sarah Connor pasó de ser una inocente e indefensa mujer, a toda una guerrera de tomo y lomo, al que acompañó también el físico.

    Licantropunk: Pues si, el bueno de Arnold estuvo fantástico, hasta tal extremo, que he incluido en el artículo una reflexión de por qué le dieron el oscar a Bardem por hacer casi el mismo papel en "No es país para viejos" y hubiera sido tachado de ridículo nominar a Schwarzenegger.

    Octopusmagnificens: Ha anunciado su regreso al cine en cuanto termine su mandato de gobernador, pero, efectivamente, creo que ya no tiene edad para ciertas cosas.

    Tirador: Aún recuerdo, a la perfección, cómo esperabamos ansiosos la aparición del robot surgiendo del fuego, como la guinda que le faltaba al pastel. Impresionante.

    Raúl: Gracias por sus elogios amigo. Pues es posible que también le ofrecieran a Arnold el papel de bueno, sobre todo, por que al principio no se tenían muy claro quién era indicado para el papel de bueno y quién para el de malo. Afortunadamente, creo que las cosas se hicieron bien.

    Sr.Nocivo: Yo he perdido ya la cuenta de las veces que la he visto ya, pero debo llevar el camino del Guinness.

    Alimaña: Creo que la historia es lo suficientemente original y atractiva para haber creado toda una mitología a su alrededor.

    ResponderEliminar
  16. Quiro aprovechar para reivindicar los FX "analógicos" en muchos casos mas convincentes que los digitales.

    ResponderEliminar
  17. Realmente, amigo Kinski, la era analógica representó el aspecto heroíco e ingenioso de los efectos especiales, pero dudo que, hoy en día, fueran tolerados por la inmensa mayoría de espectadores. No obstante, unos efectos digitales bien currados y que no aparente frialdad pueden ser realmente extraordinarios.

    ResponderEliminar
  18. Estimado Señor Cahiers: adoro esa peli, me encanta desde la primera vez que la vi, (a través de aquella cosa llamada video comunitario y en compañía de algunos tipos inquietantes entre los que se encontraba usted).
    Es mi preferida de la saga y realmente creo que los efectos especiales "análogos" dan mas credibilidad a la trama, hay algo de frialdad en los efectos digitales que no acabo de ver claro, no se, siempre hablamos de los efectos de la saga primera de stars wars y sigo pensando que encajan mejor. Creo que también es un poco de mania personal.
    Un fantástico artículo como siempre señor Cahiers.
    Un saludo.
    Amiga Anónima.

    ResponderEliminar
  19. Gracias amina anónima. Me pregunto cuando va a ponerse usted algún seudónimo, que no quede tan frio como ese anonimato con el que firma. ¿Soy un tipo inquietante?. Me han llamado cínico, malafollá,socarrón, pero nunca inquietante. Respecto a los efectos especiales, le digo lo mismo que a Kinski. Si hoy asistimos a una película de monstruos con efectos al estilo Harryhausen, salimos echando espuma por la boca.

    ResponderEliminar
  20. Terminator, es un clásico de C.F. tanto por su historia ya que era original como por los efectos en su momento.
    Terminator 2 por sus efectos especiales mas que por la historia en si, que no deja de ser una secuela, pero bastante buena.

    (Y la tres en una mierda, con perdón) ;)

    ResponderEliminar
  21. Amigo Piedra, no sea usted tan cruel con la tercera, que seguro hay algo que se pueda salvar de la quema.

    ResponderEliminar