martes, 18 de marzo de 2014

CINE POST-APOCALÍPTICO

Para algunos, las películas que describen un futuro terrible representan un atractivo ciertamente irrenunciable. Emocionarse y disfrutar con las andanzas de unos protagonistas a la deriva, cuyo único objetivo es la supervivencia parece ser la piedra angular que sostiene a los aficionados al género. Quizás sea porque representa una ruptura ante lo cotidiano, un punto y final de lo convencional, de las reglas de la civilización, de una vuelta atrás a los orígenes, de cuando éramos tan sólo animales asustados ante los sonidos de la noche. Al fin y al cabo a quién no le gustaría liberarse del corsé de los compromisos sociales de nuestras reiterativas vidas, de las hipotecas, de la disciplina laboral de jefes tiranos, de los atascos de tráfico y de las facturas. Cambiarlo todo por una buena pelea contra zombis, extraterrestres, o motoristas bandidos, sería un canje más que goloso para alimentar nuestra adormecida adrenalina. Alejarse de las normas generales, vivir cada día como si fuera el último también tiene sus riesgos, y es más que probable que todo eso no sea más que la fantasía de domadores de sofás con ínfulas de aventureros. 

Y es que el mundo de las distopías suele ser muy duro y nada aconsejable. Puede ser tan terrible y directo como aquel telefilm ochentero titulado "El día después", que describe de forma muy veraz las consecuencias de un holocausto nuclear, con aquella mítica escena final en la que su protagonista, un estupendo Jason Robards, se abraza entre lágrimas con un desconocido sobre los escombros de lo que un día fue su hogar. Un hondo pesimismo ha impregnado el cine que trataba sobre los peligros de la guerra fría. Sucedía en el film de Stanley Kramer, "La hora final", en donde sus personajes se preparaban para lo peor, esperando la temida brisa radiactiva que acabara para siempre con sus esperanzas. En la película se desarrolla una efímera ilusión de sobrevivir, pero nada parece alimentarla de forma satisfactoria. Igual sucede con la magnífica cinta de animación "Cuando el viento sopla", en donde dos simpáticos ancianos (doblados con gran acierto por Fernando Rey e Irene Gutiérrez Caba) afrontan el holocausto con una ingenuidad que desarmaría a los corazones más duros.
Contagiadas de tal desesperanza parecen sin duda dos films muy recientes. En "La carretera" subyace una atmósfera enrarecida en un mundo casi sin vida, sin luz, gris y desolador. Un padre, interpretado por Viggo Mortensen, intenta por todos los medios sobrevivir y proteger a su hijo de una hostilidad ciertamente opresiva. Ayuda y de qué manera la fotografía de Javier Aguirresarobe, mortecina y casi monocromática. Tanto favoreció a la ambientación de la película, que fue imitada un año después por "El libro de Eli", algo menos pesimista, pero con la misma sensación de describir un mundo perdido y abocado al fracaso. En ambos films no queda muy claro cuáles fueron las causas del desastre que les llevó a tal situación, tratando por todos los medios de edulcorar sus respectivos finales con algo de esperanza. En la primera se procura una salida individualizada del protagonista superviviente, en forma de un encuentro poco probable. En la segunda, un libro puede salvar las cenizas que quedan de humanidad, aunque eso parezca una pretensión demasiado ambiciosa y fuera de la realidad. Una vida dura sin concesiones, casi insoportable, en donde la supervivencia parece tan crucial que ahoga cualquier vía que irradie optimismo. La serie televisiva "The Walking Dead" refleja a la perfección esa desolación tan poco dada a cualquier atisbo de aliento positivo.
En el escabroso asunto de encarar la nueva vida que surge tras un holocausto, hay dos formas de afrontarlo: en grupo o en solitario. El recurso del individuo solitario es un clásico ya en la literatura fantástica y en el cine, le imprime a su protagonista cierto halo legendario. Y así debió intuirlo el escritor Richard Matheson cuando escribió en 1954 la novela "Soy leyenda", que ha sufrido varias adaptaciones a la gran pantalla con mayor o menor fortuna, según el criterio de cada uno. No obstante, el denominador común de todas es la soledad del personaje principal, dueño absoluto de una ciudad fantasmagórica por donde campa por sus anchas, aunque mantiene una lucha constante por la supervivencia frente a un enemigo que acecha entre las sombras. La angustia del hombre solo, su particular juego con la locura, la necesidad de hablar con alguien, aunque sea con la figura inanimada de un maniquí, se hace patente en un intento por no sucumbir en la más absoluta desesperación. Pero héroes solitarios han existido muchos, algunos intentan sobrevivir y otros tienen una misión que cumplir. De carácter huraño, aunque honestos, tienen dominado el arte de seguir con vida pese al mundo hostil que les rodea. Max (Mel Gibson), la figura hierática de las carreteras apocalípticas, símbolo emblemático de la crisis energética de los 70. Snake Pliskeen (Kurt Russell) enviado a la fuerza a rescatar al Presidente de los EEUU en un New York caótico y ruinoso en un supuesto 1997, prueba evidente de que muchos pronósticos sobre nuestro futuro nunca son demasiado halagüeños. Curiosamente este último personaje tendría una versión femenina no reconocida en la película "Doomsday, el día del juicio", interpretado por la muy atractiva Rhona Mitra, encarnando el papel de Eden Sinclair, con la misión de viajar al otro lado de un muro que separa la civilización de las hordas zombis y de otros peligros, en forma de bandas bárbaras o de un grupo de supervivientes que ha regresado a la edad media. Por compartir, nuestra protagonista, también posee un ojo averiado como el viejo amigo Pliskeen.
Después de un desastre global como el que hablamos es difícil reconstruir cierto grado de civilización. En general las películas muestran un mundo devastado en las que cada uno se las apaña como puede para sobrevivir. El poder tradicional se establece utilizando los cimientos de la barbarie y el desconcierto. Puede que el nuevo orden esté en manos de un señor feudal, de una tribu de punkis, como sucedía en "Doomsday", o de una casta privilegiada según la visión de la película "Zardoz". En la temática zombi, los reyes del mundo suelen ser los no muertos, símbolo inequívoco de la decadencia absoluta de la humanidad, de la alienación más evidente. Si pasa el tiempo suficiente, puede incluso que el hombre ya no tenga su lugar en la cúspide dominante y haya sido sustituido por otra especie, tal  y como nos muestra de forma magistral "El planeta de los simios", e incluso peor, siendo simplemente el alimento de otros, y no me refiero a la película "Cuando el destino nos alcance", sino a "El tiempo en sus manos", en donde la humanidad se ha dividido en dos, los pacíficos e ignorantes Elois que son un trasunto de ganado humano del que se alimentan los Morlocks, una degeneración horripilante que ya ni recuerda al hombre que fue. Probablemente sea una de las representaciones más pesimistas del futuro de nuestra especie, pues no es solamente el fracaso del destino al que aspirábamos como raza dominante, sino la constancia del olvido del conocimiento almacenado durante siglos, reducido a polvo, tal y como puede comprobarlo el protagonista del film dirigido por George Pal. En "El sonido del trueno", una alteración accidental en el pasado puede producir una paradoja en el tiempo, que tendrá consecuencias en el futuro en forma de oleadas de transformación de la realidad. Nuestro mundo se va alterando hasta constituirse en lo que hubiera sido tras esa anomalía, formando nuevos paisajes y especies animales, algunas de una agresividad desatada. Buena idea para una película pobremente ejecutada con un Peter Hyams en horas bajas.
El enemigo al que se enfrenta el superviviente de este caos suele ser diverso en cuanto a sus orígenes y causas. Puede ser una plaga en forma de virus, una invasión extraterrestre, las máquinas y, en el caso más improbable y delirante, el resurgir de los legendarios dragones. En las películas de zombis se opta algunas veces por encontrar una explicación del origen de los mismos, tal y como sucedía en "28 días después" con el virus de la rabia o en "Soy leyenda", con el llamado Kripin, un agente vírico mutado para combatir el cáncer. Es significativa la imagen de esta película, cuando la doctora interpretada por Emma Thompson afirma que, el remedio resulta tremendamente eficaz, algo que puede terminar con una de las lacras de la humanidad, pero, sin embargo, su expresión facial indica que hay gato encerrado. Ingeniosa era la teoría esbozada en "No profanar el sueño de los muertos" de Jorge Grau. Aquí es una extraña máquina anti plagas que hace que hormigas y otros insectos se transformen en caníbales, eliminándose a sí mismos. No se podían imaginar que también afectaría al precario cerebro de los muertos. 
El factor humano también puede ser determinante en cuanto a la provocación del desastre, en forma de cambio climático, tal y como lo demuestra el especialista en el género Roland Emmerich en "El día de mañana" y sus poderosas imágenes de destrucción que no pueden pasar desapercibidas. Pero, sin hay un icono del fin de la humanidad tal y como la conocemos, deberíamos quedarnos con esos primeros fotogramas de "Terminator" en los que una máquina pisotea un montón de cráneos. Los hombres han quedado reducidos a una simple cuestión de eliminación, sin más conmiseración. Ese futuro terrible, en el que unos superviviente se calientan con la llama de un fuego en un viejo televisor, mientras unos niños cazan una rata para alimentarse, es absolutamente amargo. Claro que, si lo que queremos ver es un apocalipsis como Dios manda, con sus arrebatamientos, demonios y fuegos infernales, deberíamos dar una oportunidad a una película sorprendente y simpática como "Juerga hasta el fin" (mucho mejor el título original "This is the end").
El futuro es impredecible y por eso quizás sea tan proclive a la imaginación. Siempre pensamos que cualquier cosa puede suceder, imaginado su final de muchas maneras posibles, enfermedades, radiaciones solares, invasiones alienigenas, zombis, apocalipsis religiosas, impactos de meteoritos, cambios climáticos, desplazamientos de la corteza, dragones, desastres nucleares, inundaciones, incluso síndromes extraños que conducen a la locura, pero al menos podremos deshacernos de muchas obligaciones y disfrutar arrojando el despertador a la basura. O alguna vez han escuchado a alguien decir: "Cariño, despiértame a las ocho que mañana tengo mucha faena matando zombis".





42 comentarios:

  1. Me quito el sombrero ante esta entrada, Cahiers. Muy interesante y muy trabajada. Este fenómeno del cine post apocalíptico tiene su orígen, en mi opinión, en La máquina del tiempo de Rod Taylor y por extensión en novelistas como HG Welles o Matheson. Es cierto que la película de Rod Taylor no ofrece solo una situación postapocalíptica pero sí un futturo desesperanzador. Siento curiosidad por ver la película The Riad o La carretera en castellano. Creo que puede ser inteesantw. Abrazos y enhorabuena de nuevo por la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película de Rod Taylor es todo un referente al que, por cierto, no pudo superar su remake del 2002, con aquella significativa secuencia del maniquí y sus continuos cambios de moda, símbolo inequívoco del paso del tiempo.

      Eliminar
    2. Anoche vi "The Riad" y aún estoy maravillado por la fotografía. Está muy bien hasta el final que, en mi opinión, no es el adecuado, ni el creíble. Me gustó mucho el papel de Robert Duvall. Me resultó interesante. Abrazos de nuevo.

      Eliminar
    3. Respecto a ese final, creo que los productores tuvieron algo de miedo porque la película acabara tal y como debiera, lo que sería quizás una merma en taquilla, pero se nota a la legua que es un final un tanto artificioso, demasiado casual e improbable.

      Eliminar
  2. "Metropolis" ya se podría considerar una película post-apocalíptica, con un futuro mas negro sobre nuestras cabezas que los sobacos de Antonio Machín. Mi favorita (creo que se puede incluir en este género), es "El último Hombre sobre la Tierra" de Salkow y Ragona (no la infame versión de Will Smith válgame payo). De las últimas creo que coincidimos en destacar "Doomsday". Muy currado el post...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente cuando pensaba en esta entrada me vino como referente "Metropolis", aunque cuando me he puesto a escribir se me ha olvidado por completo. Debe ser cosa de la edad, jajajaja. Esa versión de "Soy leyenda" es justamente la que no he visto de las tres. Habrá que ponerle remedio sin dilación.

      Eliminar
    2. Conozco hasta cuatro versiones del libro en cuestión. Existe otra alternativa llamada "I Am Omega" interpretrada por Dacascos con el sello The Asylum, que sin ser una maravilla es mucho mejor que el bodrio perpetrado por el rapero.

      Eliminar
    3. Fíjese que estoy muy calladito respecto al bodrio en cuestión y es por que a mí si me gusta, pero ando agazapado para que no me corran a gorrazos, jajajajaja....

      Eliminar
  3. Muy buena recopilación de pelis, me faltan muchas por ver, no es un género que me tire demasiado.

    Me quedo con "Demolition Man", por la originalidad de presentar un futuro utópico en el que la delincuencia consiste en contar chistes verdes, hay que tener licencia para ser padre y la sal está prohibida porque es mala para la salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta "Demolition Man", que, aunque es una película futurista, no creo que sea apocalíptica, salvo que así se considere escuchar la música de "Vacaciones en el mar" como preludio del sexo.

      Eliminar
  4. La primera del género que vi, es The Ultimate Warrior (1975), con Yul Brynner, Max von Sydow y William Smith.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen reparto, además con el mítico Falconetty, aunque la tengo algo olvidada. Quizás sea el momento de una revisión.

      Eliminar
  5. A mí es una temática que me interesa y me gusta mucho, no como tú dices por verle el lado de aventura, en realidad me da pánico, pero siempre me da mucho que pensar en como en esas situaciones límite surge lo mejor o lo peor de cada uno, esas pelis en las que en el grupo se perfilan siempre los mismos perfiles, el lider, el "me opongo a todo", el cobarde etc etc. Paso de zombies y cosas por el estilo, me basta con un mundo completamente arrasado en el que hay que empezar de nuevo, con grupos formados por gente que trata de ayudarse entre sí, y otros grupos dedicados a sobrevivir pasando por encima de lo que sea, incluido asesinar y robar.

    Stephen King tiene una novela sobre este tema de lo más interesante. Se llama precisamente Apocalipsis, y es para mí una de las mejores que he leído de este tipo. Hicieron una especie de miniserie no recuerdo si de dos o tres capítulos, algo así, porque la novela es larguísima, yo tengo dos tomos, y bueno...como casi siempre ocurre con Stephen King, no está muy lograda, pero se deja ver bastante bien, sobre todo si no has leído el libro. Creo que se llamó igual que la novela ¿Te suena?
    Besitos. Jo! Ahora me han dado ganas de volver a leermela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque me suena como serie, o la tengo olvidada o simplemente no la he leído. De todas formas, las adaptaciones de las novelas de King no son algunas veces demasiado afortunadas. De hecho "La cúpula" no fue precisamente brillante. Si quiere ver una película inquietante, basada en una novela de Stephen King, le recomiendo "La niebla" de 2007, que parece al principio una tontería pero que termina siendo un film muy, pero que muy interesante. Por cierto no confundir con "La niebla" de 1980 dirigida por Carpenter.

      Eliminar
  6. Con sólo ver la caratula de Cyborg de Van Damme has captado toda mi atención XD. La verdad que tal y como explicas, debe ser muy emocionante vivir el día a día como si fuera el último alejado de la mundana rutina pero también debe ser bastante estresante. Espero que sigan realizando productos con esta temática. Hay una peli relativamente nueva titulada Snow Piercer que puede estar interesante, sale el Chris Evans, a ver que tal. Un saludo y buen trabajo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Cyborg" es un film curioso, aunque le confieso que hace un siglo que la vi. No se donde leí que se habían aprovechado los decorados de una película que no se hizo. Ese título que me apunta promete, además, siendo del muy interesante cine Coreano, habrá que echarle el oportuno vistazo.
      Gracias por la visita.

      Eliminar
  7. Excelente post, Don Pepe.
    Me gustaría recomendar un par de películas españolas de temática apocalíptica. Una es "Espectro. Más allá del fin del mundo" de Manuel Esteba, una joya algo bizarra que cuenta con Daniel Martín y Eduardo Fajardo como pareja protagonista; y la otra es toda una obra maestra del género atípica para su tiempo y verdaderamente apasionante "La hora incógnita" dirigida por ¡Mariano Ozores! En ella hay un dialogo que me gustaría transcribir que me resulta de lo más curioso y que viene dado por un policía y un criminal que se ven las caras antes de que caigan las bombas atómicas:
    -Cuando todo haya pasado, lo que quede de nosotros lo encontrarán juntos.
    -No creí que hubiera en el mundo tipos como usted.
    -Uy... Hay muchos. La mayoría los llama tontos, pero duermen tranquilos.
    Échele un vistazo, consuegro sobre todo a esta última que tiene un montón de lecturas gracias a la cantidad de personajes que hay en la película.
    Por cierto, no sé si lo habré dicho alguna vez pero "El día después" es la película más terrorífica que he visto en mi vida. Me dejó muy jodido cuando era pequeño. Mucho. Y hace poco la rememoré y me volvió a joder igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me están apuntando algunos títulos que desconocía, pero encontrarme con uno de Mariano Ozores ya me parece el no va más de lo extraño, pero supongo que algo sabría el buen hombre, aparte de mostrarnos a Pajares y Esteso en calzoncillos. "El día después" no la he vuelto a ver desde los 80 y ya ha llovido, no se si lluvia radiactiva, pero algo ha caído.

      Eliminar
    2. Pues ya está tardando en verla. La hora incógnita, consuegro. Me da a mí que le gustará.

      Eliminar
    3. Me la apunto, querido amigo, me la apunto.

      Eliminar
  8. Mr. Cahiers, buen recorrido el que nos ofrece; tenemos enfermedades varias y a los politicos, otra clase de enfermedad, por suerte aun no hay zombies, invaciones alienigenas u otros que nos vengan a seguir haciendo insoportable la vida. Ahora bien, muchos de los heroes de estos film, a veces devenidos en antiheroes, nunca bajan los brazos, como queda bien claro en: ¨Reign of Fire¨, en otros films lamentablemente lo hacen. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjese que había olvidado a los políticos como plaga apocalíptica, jajajaja. La propuesta de Reign of Fire no se puede decir que no es arriesgada, pues a pocos se le ocurriría un futuro post apocalíptico repleto de infernales dragones.

      Eliminar
  9. Cahiers, le ha quedado un post de lo más interesante. "No profanar el sueño de los muertos" es un clásico a reivindicar; de las escasísimas películas españolas potables del cine fantástico de entonces.
    Por cierto ¿No le recuerda a "Land of the Dead" todas esas notícias sobre las vallas de Melilla con sus alambradas, concertinas y cuchillas? Es como las ciudades fortificadas de las películas de zombis pero estas son vallas para impedir el paso a los humanos.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo en esa película, en la serie "The walking dead" los protagonistas se refugian en una prisión y los zombis se amontonan sobre las alambradas deseando entrar. De hecho en un capítulo, son tantos, que terminan por derribarlas. En la muy reciente "Guerra mundial Z" construyen en Israel un enorme muro, la experiencia es un grado, aunque también terminan los zombis por sobrepasarlo. ¿Simbología de los nuevos tiempos?.

      Eliminar
  10. Pues curioso, no me había planteado este tema como género cinematográfico, pero ahora viendo la recopilación de títulos veo que hasta me gusta, "Mad Max" creo que es un clásico para quienes lo vivimos de jovencitos, nos marcó la estética y creo que marcó una manera de hacer cine.

    "Zombieland" es una pasada de peli, infravalorada de todas todas para mí, me encantó, pero es que ya te digo, que me gustan hasta las de Costner :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las dos películas de Costner post apocalípticas, "Waterworld" y "The postman", las pusieron a caer de un burro la crítica. Son de ese tipo de películas que la esperas tan malas por la pésima prensa que tuvieron en su día, que cuando las ves resultan que son muy aceptables.

      Eliminar
  11. Es un género que me encanta, y siempre que sé de alguna película con esta temática intento verla, y como puede imaginar, la lista de visionados acaba siendo interminable.
    Por nombrar un clásico que vi de pequeño y que me encantó y del cual casi nunca he oido hablar: "Sangre de héroes", con un Rutger Hauer en plan Mad Max jugando a una especie de hockey apocalíptico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa tampoco la he visto, pero me recuerda mucho a "Rollerball" y alguna que otra de deportes futuristas violentos, como "Perseguido" o "Death race", casi se podría considerar un subgénero.
      Saludos y gracias por la visita.

      Eliminar
    2. Una española que también sería digna de rememorar es la post apocalíptica "Ultimo Deseo (1976)". Añádala a la lista si es que no la ha visto

      Eliminar
    3. Acabo de pasarme por FilmAffinity para informarme y me sorprende tanto el guión como el cartel de la película, con una señora estupenda, supongo que Nadiuska, muy ligerita de ropa.

      Eliminar
  12. Realmente el cartel de Nadiuska nada de nada tiene que ver con la película... Los distribuidores de los vhs aprovecharon su aparición en la cinta en plena época del destape con Pajares, Esteso and company jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por la época no me extraña, el caso sería atraer al público, sobre todo al que deseaba ver carne fresca. Estaban muy necesitados por entonces.

      Eliminar
  13. Buen catálogo. Voy a apuntar "Total" de José Luis Cuerda: post-apocalíptico como pocos. ¡Salta que hay charco!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además pertenece a una especie de trilogía con las estupendas "Amanece que no es poco" y "Así en el Cielo como en la Tierra".

      Eliminar
  14. Es una entrada muy interesante, muchas de estas pelis no las he visto y me las apunto, sobre "El tiempo en sus manos" tengo que decir que nada mejor que leer el libro H. G. Wells, para mi un libro fetiche desde luego. Sobre "Apocalipsis" de Stephen King que alguien ha mencionado tengo que recomendarla (también el libro claro) aunque a veces ha sido titulada como "La danza de la muerte", me anoto también tu recomendación de "La niebla" porque a Stephen lo tengo un poco abandonado desde que empezó a escribir cosas que no me gustaban tanto, Dolores Claiborne y tal. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El tiempo en sus manos" es todo un clásico de la ciencia-ficción. Quizás sus efectos especiales han quedado muy obsoletos, pero no ha perdido ni un ápice de su encanto. "La niebla", le sorprenderá, y aunque el comienzo no parece que prometa, la película va creciendo hasta un final que te deja clavado.

      Eliminar
  15. Muy interesante y muy trabajado. Enhorabuena. No soy muy de cine apocalíptico, aunque reconozco que algunas me gustan mucho (12 monos, por ejemplo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "12 monos" está muy bien y, aunque a veces parezca algo histriónica, tiene algo especial, con ese juego entre la memoria perdida y el futuro.

      Eliminar
  16. NO PUEDE SER... ¿¡ HAS puesto ZARDOZ ?!

    Hola Maestro Cahiers,

    Perdona la intrusión pero pensaba que era el único ser sobre la tierra que conocia esta cinta.
    Peazo de listado que te has "currado", de veras estoy emocionado.

    Tambien increible que hayas mencionado "Mensajero del futuo" (the postman) hace poco me leí la novela, y nada que ver. Es una de las pocas veces que diria que me gusto más la adaptación cinéfila que la propia novela.

    Sobre indepence day, yo no se si la pondria en esta lista, por aquello de que no acaba tan mal. Pero bueno, aceptamos barcos. ;->

    "The road" (Viggo mortensen) un mal rollo de cinta increible. Me gustó mucho.

    Todo un trabajo.

    Me ha gustado tanto, que te voy a twittear el post en mi twitter.

    De verás, todo un lujazo este trabajón de recopilacion que te has marcado maestro. Muy buenas cintas. Muchas las he visto, y las que no... gracias a esta lista quizás las vea.

    Un abrazo muy grande Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Zardoz" es una película curiosa, por esa estética tan extraña y se merece una reivindicación en toda regla. "Mensajero del futuro" es mejor película de lo que parece, eso a pesar de las malas críticas que sufrió en su momento. "Independence Day", acaba bien, pero el mundo acaba hecho unos zorros. "The road" transmite desesperación y pesimismo por todos sus poros.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Respuestas
    1. Eternamente agradecido amigo UTLA. Que yo tenga conocimiento es la primera vez que alguien me twittea.

      Eliminar