jueves, 26 de febrero de 2015

HORA DE AVENTURAS

Si les contara una historia sobre un mundo post-apocalíptico, cuyos habitantes mutaron, después de una guerra nuclear, en chucherías parlantes, unicornios, animales con atributos humanos, vampiros, magos, brujas, zombis y princesas, seguramente se mostrarían reacios a concederle la más mínima oportunidad. Si les digo que hay una princesa llamada Chicle que reina sobre Chuchelandia, un perro mutante que puede adoptar cualquier forma, un personaje llamado Don Polvorón, un rey Hielo que tiene un afán desmedido por secuestrar toda clase de princesas para combatir su soledad, entre ellas una llamada Bultos, una chica en forma de nube con aires de grandeza que viene del espacio, probablemente pensarían que es una idea excéntrica sin pies ni cabeza. 

Pues esa es la surrealista trama que narra "Hora de aventuras", en donde podemos contemplar las andanzas de dos personajes aspirantes a caballeros justicieros, el humano Finn y el perro Jake, una especie de Don Quijote y Sancho Panza pasados por el tamiz de lo absurdo. Ambos son en realidad hermanos adoptivos, ya que la familia de Jake se encontró a Finn abandonado cuando aún era un bebé. Sempiternos buscadores de hazañas que consistan en vencer monstruos y salvar princesas, con el trasfondo de un mundo destruido después de la que ellos llaman la Guerra del Champiñón, una mas que evidente referencia a la forma de hongo de la bomba atómica. El escenario surgido desde entonces, en lo que se denomina como Tierra de Ooo, es una extraña mezcla entre lo tecnológico y la magia. En cada rincón podemos contemplar restos de nuestra civilización, chatarra medio enterrada en este nuevo mundo, plagado de criaturas de toda índole, desde las más festivas y coloridas hasta las más funestas y oscuras. Especialmente interesante resulta el capítulo en donde nuestros amigos viajan a la Nocheósfera, una especie de infierno que parecería extraído directamente de la "Divina comedia", de "Los sueños" de Quevedo y del arte pictórico del Bosco. Un inframundo surrealista, repleto de extraños seres y demonios en cuyo funcionamiento podremos encontrar un mezcla de caos y orden burocrático. 
Todo este universo imaginario surgió de la mente de Pendleton Ward, quien sorprendió a todos con un primigenio corto que pronto alcanzó un éxito en internet, lo que llamó poderosamente la atención de los directivos de Cartoon Network, que no dudaron en convertirla en una serie regular, cuya máxima virtud es llegar a un público bastante amplio. Creo que ese es el mérito principal de "Hora de aventuras", su capacidad de entusiasmar a espectadores de un amplio espectro, desde los tres años hasta los cincuenta y más allá. Cuando uno es progenitor de dos niñas pequeñas, está absolutamente saturado de dibujos animados, de Doraemon, Pocoyó o Monster High. Así que comprenderán que, si se tropieza con una serie como esta, repleta de referencia al género de espada y brujería, fantasía y ciencia ficción, aderezado con un humor absurdo, a veces algo grosero, con historias bien trabajadas y personajes originales,  no podemos más que aplaudir semejante concepto. No gusta a todo el mundo, por supuesto, hay quien la considerada demasiado "extraña", quizás no excesivamente indicada para un público infantil, con ese vaivén entre el colorido de tramas ingenuas y su más que evidente tono oscuro.
Pero no todo es siniestro o divertido, hay también historias de una ternura ciertamente loable, como la que cuenta la relación de un golem de nieve y un cachorro de lobo de fuego abandonado. Dos personajes incompatibles por su naturaleza pero que crearan un vínculo de amistad encomiable. Incluso episodios con significado político, como el que cuenta como Finn y Jake se topan con un grupo de empresarios congelados en un iceberg, impolutos con sus corbatas y trajes de ejecutivos. Una vez liberados, se encargan de que todo sea tan eficiente que terminan por convertirse en peligrosos.
"Hora de aventuras" es en definitiva un suculento cóctel de imaginación, original y divertida, que tiene el mérito incuestionable de interesar a pequeños y mayores. Posee algo tan atrayente como el poder sentar en el sofá a un padre y dos niñas y pasar un rato de entretenimiento. Y créanme amigos que esa no es una tarea fácil y, desde luego, es infinitamente más sugerente que contemplar el Debate sobre el Estado de la Nación...


28 comentarios:

  1. Me tocó investigar sobre «Hora de Aventuras» con motivo de un ejercicio literario, para el cual debía redactar un relato basado en el dibujo animado. A pesar de que mis hijos son fanáticos, desconocía todo sobre ella.
    No me gusta ni me terminó de atrapar, pero esto, claro, es solo una opinión muy subjetiva, muy personal, que no invalida ni asegura nada. Las animaciones, eso sí, son fantásticas.
    Saludos, Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que seguirla un poco más. A mí, al principio, tampoco me interesó demasiado, pero al tiempo, después de ver algunos capitulos, terminó por engancharme.

      Saludos Juan

      Eliminar
  2. Empecé odiando la serie, sobre todo la canción de inicio...
    Pero si le prestas atención, es un guiño continuo a la literatura fantástica.
    La mayoría de personajes son horrorosos, pero es igual.
    Es muy muy friki, y más para adultos que para niños, pero ahora me encanta. XDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La canción del principio es tan extraña y con un soniquete tan surrealista como la animación. Le va como anillo al dedo.

      Saludos Jatz

      Eliminar
  3. Me encanta hora de aventuras, tiene un humor y un universo muy refrescante y divertido (me encantan las canciones de jake sobre la isla chachi o el bacon frito), pero ocurre que de vez en cuando se lían y hay varios capítulos demasiado surrealistas que se me hacen pesados. Pero en general compensa verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi mujer suele comentar que, los que han realizado el guión estan fumados, porque es cierto que no son pocas las veces que se les va la pinza, pero ese es el encanto de la serie.

      Saludos Doctora

      Eliminar
  4. No me gusta el estilo de dibujo. Sí me gusta la temática, la ambientación de un futuro apocaliptico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el estilo lleva su intención, llamar la atención de pequeños y grandes, un equilibrio difícil, porque es una extraña fusión.

      Saludos

      Eliminar
  5. Mr. Cahiers, la serie por ahora no me atrae, pero ¡cómo vende!. Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cuestión de ponerse y ver varios capítulos. De primeras es lógico que no interese.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Me sorprendió esta serie animada y se ganó mi favor, me resultó original, fresca, diferente y extrañamente adictiva, creo que por ese lado tan surrealista que se sale de lo corriente y que se leja bastante de lo ñoño.
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es su mérito, hacer que padres e hijos puedan verla sin mayor problema, sin aburrimientos, cursis o infantiles argumentos.

      Saludos Ana

      Eliminar
  7. Sr. Cahiers, En mi humilde opinion, No me gusta, en lo personal no le veo un seguimiento de aventura o finalidad para los niños en cuanto animacion se trata, de hecho la he visto muy poco por lo mismo, pero me parece un buen tema para ver opiniones.
    Saludos amigo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la finalidad es la del puro entretenimiento para todos los públicos y, eso lo se por experiencia propia. De hecho, me gusta a mí y a mi hija de tres años.

      Saludos Hugo.

      Eliminar
  8. A mi me encanta, o solo por su aspecto visual, tan colorista y alegre como irónico en algunos momentos, sino también por las referencias populares y esa mezcla entre ternura infinita (personalmente me encanta el momento en el que Finn le canta a la princesa Chicle totalmente deprimido porque ella no le corresponde) y humor negro y cachondísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos estar más de acuerdo, tal y como ya comentamos en su día en su estupendo blog, amigo Chechu.

      Saludos

      Eliminar
  9. Sí que he visto similitudes con El Bosco en el capítulo del infierno del que dejas una imagen. Muy acertada comparación. Siempre resultan interesantes las propuestas de dibujo animados que gustan igualmente a niños y a mayores. No es fácil lograrlo pero cuando se consigue, es admirable el resultado. Desde luego, ser padre debe ampliar considerablemente el universo televisisvo. Abrazos Cahiers!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho, y en ocasiones con dibujos infumables, anodinos y a los que los adultos dicen poco, por eso esta serie es un acierto.

      Un abrazo Marcos

      Eliminar
  10. Desde que dejé de ser el amo del mando a distancia en casa, esta serie ha sido una de las cosas televisivas más afortunadas que me han sucedido en el rato que va de la cena hasta mandar a los chicos a la cama, una lista exigua para la programación de los canales infantiles a la que puedo añadir "El asombroso mundo de Gumball" o "Historias corrientes", contenidos surrealistas pero de una imaginación portentosa en sus guionistas. ¿Qué diría un psicólogo infantil?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El asombroso mundo de Gumball" es muy simpática y tambien surrealista. Aún recuerdo el capítulo donde el padre encuentra trabajo como repartidor de pizzas y, como es un vago, el universo comienza a distorsionarse. A "Historias corrientes", aún no le he tomado el punto.

      Saludos

      Eliminar
  11. Muchos dibujos animados actuales poseen esa maravillosa virtud de gustar a grandes y pequeños, algo perfecto para que de una vez para siempre deje de verse la animación como sino sinónimo de público infantil exclusivamente.

    Otra serie tan loca como Hora de Aventuras y perfecta tanto para adultos como para niños es Agallas el Perro Cobarde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Agallas" ya tiene algunos años y recuerdo que cuando me pusieron la tele por cable era una de mis favoritas del canal de dibujos, junto a una también muy extraña que se llamaba "Vaca y pollo".

      Saludos

      Eliminar
  12. Este mundo es el favorito de mi Sara.
    Muy buen post.
    Besitos buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no es la única, por aquí tengo también dos pequeñas fans incondicionales.

      Saludos Inma

      Eliminar
  13. Mi hijo y yo no nos la perdemos. Es un buen ejemplo de serie de animación que gusta a niños y adultos. Me encanta Marceline, la chica vampiro, aquellos ejecutivos y el capítulo con los chuches zombies que asaltan el castillo de la Princesa Chicle.
    Ah, siento no seguir tan asiduamente mis blogs amigos pero los medicamentos que me han dado por la alergia que pillé en el hospital me han dejado lelo.
    Saludos! Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo ese capítulo de las chuches zombies, aunque creo que hay dos diferentes de la misma temática y los dos muy divertidos.
      No se preocupe amigo Miquel, que eso de las alergias las carga el diablo. Ya mismo comienzo mi calvario con las gramíneas...

      un abrazo

      Eliminar
  14. Estimado Maestro Cahiers,
    Pensar que existe una serie como "hora de Aventuras" me hace creer en la especie humana. ^^
    Me alegro mucho que "pervierta" cariñosamente a su progiene con esta serie de dibujos, ciertamente extraña en un principio, pero que con el paso del tiempo, puede verse algo más profundo en su interior. No todo es gris en este mundo. ^^
    Un abrazo muy grande Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no crea, han sido ellas las que se han "pervertido" solas, yo soy un añadido posterior y creáme que ha sido un éxito. Incluso la pequeña de tres años ha abandonado a Pocoyó por este universo de personajes singulares.

      Un abrazo amigo UTLA

      Eliminar