miércoles, 16 de julio de 2014

HISTORIAS DEL MAGO COPPERDINI: EL ROBOT DE COCINA


Su nariz se aplastó contra el cristal del escaparate de forma impetuosa. Al otro lado se situaba un objeto que había llamado poderosamente su atención. Una cartulina recortada en forma de estrella señalaba una gran oferta, que no era otra que un fantástico robot de cocina, capaz de realizar los platos más exquisitos. Julián siempre había querido ser un excelente cocinero, dominar el arte culinario y asombrar a propios y extraños con platos exóticos y deliciosos era una de sus más secretas ambiciones. No obstante, si había alguna disciplina en la que era un negado absoluto, esa era la del noble arte de cocinar, siendo algo menos que un cero a la izquierda. Julián era un joven peculiar. Su padre siempre le decía que tenía menos luces que un pozo profundo y cavernoso. Trabajaba en unas grandes oficinas, donde algunos les llamaban "el simple", otros pocos "tonto" y la inmensa mayoría "pedazo de pan". Porque si algo caracterizaba a Julián era su gran corazón, siempre repleto de buenas intenciones. En el trabajo se dedicaba a repartir el correo, hacer fotocopias y otros recados variados, siempre con una sonrisa dibujada en su rostro, lo que despertaba las simpatías de todos, excepto de Alfredo, un contable que lo odiaba de forma intensa hasta el punto de intentar dejarlo en ridículo cada vez que tenía ocasión. 
Julián no se lo pensó dos veces, adquiriendo aquel robot que prometía grandes veladas culinarias. A la salida del comercio se tropezó con Alfredo y le contó de forma apresurada y nerviosa lo que acababa de adquirir. El contable le miró de forma aviesa e insistió que le invitara esa noche a cenar a su casa. Sabía que aquello sería un desastre y así podría reírse de él. Julián accedió y se marchó raudo y veloz esperando sorprender a su compañero de trabajo. Subió aceleradamente las escaleras, abrió nerviosamente la puerta, dirigiéndose de forma decidida hasta la cocina. Allí liberó al robot de su prisión de cartón y poliespan. No pudo ocultar cierta desilusión, aquello parecía una freidora con botones de colores, pero no dudó en ningún momento de sus posibilidades. Con voz firme y segura le habló: ¡Quiero que esta noche me hagas una cena de lo más suculenta para dos personas! Después se marchó impaciente, y no volvió a entrar en la cocina hasta que tenía sentado a la mesa a un Alfredo que se mostraba con una sonrisa ciertamente socarrona. Julián se quedo absorto y desconcertado, cuando miró a su alrededor. Allí estaba el robot pero no había ningún plato junto a él, ni nada que se pareciera a algo comestible. Alfredo asomó su cabeza de hurón detrás de su hombro y le preguntó que sucedía.
-No, no lo entiendo, le he ordenado que cocinara y no parece haberlo entendido.
El contable se sentía henchido de felicidad y le dijo, aguantándose la risa: 
-No te preocupes, este tipo de robot falla siempre la primera vez. Además funciona mejor si cocina para varios comensales. A más platos mejor funcionamiento. Mañana invitaremos a algunos amigos de la oficina y ya verás que sorpresa.
-Me parece muy bien- balbuceó Julián si estar demasiado seguro de aquel plan, pero confió en su compañero de trabajo.
Alfredo se marchó sigiloso, como una serpiente, y en sus ojos se adivinaba lo que disfrutaría al día siguiente dejando en ridículo a quién siempre considero simplemente como un tonto con suerte.
A la noche siguiente, la mesa del comedor de Julián estaba repleta de compañeros de trabajo, ansiosos por dar buena cuenta de aquella imprevista cena. El contable mantenía una expresión de satisfacción absoluta, esperando el momento de la burla que siempre había soñado. Deseaba con toda su alma que todos los comensales se rieran a mandíbula batiente cuando no hubiera nada que comer, burlándose de la candidez de aquel que odiaba tanto, que pensaba que un robot de cocina podría cocinar por sí sólo. Su rostro quedó desencajado cuando Julián atravesó la puerta de la cocina con toda clase de viandas, ahumados con ostras, patatas asadas con trufas al Oporto, pastel de pescado y gambas, merluza con polvo de jamón, lenguado con sésamo y nueces de macadamia, tartar con foie de faisán, magret de pato a la mermelada y limonada de fresas y jengibre. Lo invitados disfrutaron como nunca pues jamás habían comido algo tan sublime. Todos comieron hasta reventar, permaneciendo pegados a sus asientos hasta que no quedaron nada más que migajas. Todos menos Alfredo, que se deslizó furtivamente hacía la cocina para descubrir que era todo aquello. Sus ojos quedaron atónitos y su rostro desencajado, cuando miró aquel robot de cocina. De su cuerpo central surgían una decena de brazos que no paraban de cocinar. Sartenes, ollas y alimentos volaban de un sitio a otro con el ritmo frenético de cien cocineros de alta escuela. Cuando se dio la vuelta buscó la mirada de su odiado compañero de trabajo, pero se topo con un hombre oculto entre las sombras, de mirada penetrante y que no conocía. No pudo aguantar aquel duelo de inspección y por primera vez en mucho tiempo se sintió profundamente avergonzado. El mago Copperdini no le perdió de vista. Entre los abrazos al improvisado cocinero por parte de sus felices amigos, pudo observar como Alfredo se volvía a deslizar como una serpiente, pero esta vez no había satisfacción en su mirada, sino un profundo desprecio por sí mismo. 
Cuando el mago Copperdini se despidió del bueno de Julián, le susurró al oído:
-Ya sabes que el hechizo se romperá esta noche, recuerda que en el fondo no es más que una freidora con botones de colores. Es una osadía llamarle robot. En la mesa te he dejado un regalo especial, un libro de cocina que te hará un chef en toda regla, siempre cuando seas como ahora, un hombre de buen corazón. 
Julián se despidió de él, no sabía de dónde había surgido, pero le estaría eternamente agradecido por aquella noche tan especial. Después devolvió aquella freidora con botones de colores a su caja y tomó en su mano una cuchara de madera, sonriendo como nunca lo había hecho. 



22 comentarios:

  1. hola, me estoy poniendo al día con todas tus publicaciones. Gracias por tu visita a mi blog, espero leerte a menudo por ahí y por aquí.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Vaya cierre jajajaja.
    Muy bueno Pepe.

    Abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que le haya gustado Carlos.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Muy buena esa reivindicación de la cuchara de palo y la cocina tradicional. Yo no acabo de ver claro esos Thermomix. Además, cuando leí por primera vez eso de los robots de cocina pensaba que serían como los de "Los supersónicos", con sus brazos metálicos y hasta delantal.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de el robot de cocina es un timo, en realidad es una olla express programable, sin más.

      Eliminar
  4. Muy bueno, Pepe. Me encantó ver al villano Alfredo totalmente humillado, ja. Y uno simpatiza instantáneamente con Julián, mérito tuyo absoluto como autor. Te felicito.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, es lo que tienen estas historias de malos y buenos y si son breves mejor.
      Saludos.

      Eliminar
  5. __●__ ●
    _ █___█
    __ █__ █_
    __ █__ █
    __ ███____________█████    
    _█▒░░█_________██▓▒▒▓██ ☆
    █▒░●░░█___ ██▓▒██▓▒▒▓█   ★
    █░█▒░░██_ ██▓▒██▓▒░▒▓█
    _██▒░░██ ██▓▒░██▓▒░▒▓█    ★
    ____█▒░██ ██▓▒░░ ████▓█
    ___█▒░██__██▓▓▒▒░░░██   ★★
    ____█▒░██___████████████
    _____█▒░█▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒▒█
    ______██████████████████.•°*”˜҈.•°*”˜҈..•°Excelente post !
    ..............★MaRiBeL★ http://yomismaokk.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tan original comentario.
      Saludos

      Eliminar
  6. !Hola,Pepe!

    El mago tiene toda mi simpatía.Me encanta el final feliz con la que acabaste la historia.Esplendida.Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca viene mal un final feliz, aunque sea utilizando algo de magia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Qué bonito, Cahiers, y qué final tan... genial. Quiero seguir leyendo a este Mago Copperdini, toma buena nota de ello...
    Y mil gracias por regalarnos tan exquisita lectura. Vaya prosa luces, amigo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Clementine. Y claro que habrá más relatos de este personaje, que parece dará mucho juego.

      Eliminar
  8. Está muy bien. Ahora que están tan de moda los concursos culinarios en televisión, bien está revindicar al humilde robot de cocina llamado sartén. Y al mago, claro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, hay todo un mundo televisivo alrededor de la gastronomía, como nunca lo hemos visto. Es un tema de gusto general.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Vaya! un cuento con moraleja y todo ¿se lo has contado a tus niñas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría, pero mis niñas mucho me temo que son más partidarias de Bob Esponja y de las dichosas Monster high.

      Eliminar
  10. Un cuento estupendo, Cahiers, muy culinario. Espero que este personaje de para más historias. Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro que sí, que donde haya una injusticia allí estará el mago Copperdini.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Genial relato... ¡que abre además el hambre! Además esta muy bien escrito, es ligero y entretenido.
    Saludos
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana, ya me gustaría tener a mi un robot que guisara de verdad el sólo y me librara de la pregunta cotidiana de ¿qué vamos a comer hoy?.
      Saludos

      Eliminar