jueves, 24 de julio de 2014

LAS MUÑECAS HINCHABLES DEL TERCER REICH



Durante la Segunda Guerra Mundial, y en concreto durante la ocupación alemana en Francia, las autoridades nazis expresaron su preocupación por el peligro de las enfermedades venéreas que las prostitutas podían infligir a la tropa en sus contados reposos bélicos. Dicen que Himmler, a la sazón jefe de la SS, advirtió al Führer sobre los peligros de la promiscuidad sexual de sus soldados con las siguientes palabras: "El mayor peligro de París es la extendida e incontrolada presencia de prostitutas que buscan clientes en bares, salas de baile y otros lugares. Es nuestro deber el prevenir a los soldados de los peligros para su salud que conlleva el tener una rápida aventura”. Se sabía que el bromuro administrado a los soldados no era un remedio eficiente, ya que les hacía caer en un estado depresivo que animaba poco al combate y, no era, por lo tanto un remedio eficiente para impedir las enfermedades de transmisión sexual. Hitler que era consciente de lo que eso representaba por haberse contagiado en su juventud, puso un proyecto en marcha para la fabricación de muñecas hinchables con el nombre de "Operación Borghild".
Se dieron unas directrices claras y especificas en cuanto al diseño de la futura compañera destinada a aliviar las tensiones propias de la testosterona desenfrenada. La muñeca tenía que ser una fiel representación de la mujer aria. Debería tener una altura de 1,76, labios y pechos grandes, un ombligo logrado y por supuesto tenía que ser blanca y rubia. El prototipo fue encargado al doctor danés Olen Hannussen quien la construyó en plástico galvanizado y materiales sintéticos, sirviendo  como modelos las atletas alemanas Wilhelmina von Bremen y Annette Walter. Para el diseño de su rostro se quiso contar con la actriz Käte von Nagy, que se negó en rotundo en participar en tan descabellada idea. No era plato de buen gusto servir como desahogo sexual por medio mundo entre batalla y batalla. Se comenzó a fabricar en Dresde, aunque las instalaciones no sobrevivieron al final de la guerra al ser bombardeadas por los aliados. No obstante, el proyecto no llegaría demasiado lejos al negarse las tropas y sus oficiales a llevar semejante artilugio en su mochila. El principal argumento esgrimido para librarse de semejante compromiso, era el situarse en la posición de un soldado alemán apresado y sorprendido con una muñeca hinchable en sus pertrechos. La burla y chanza a la que serían sometidos por parte de sus captores era algo que su orgullo no podía permitirse en ningún momento. Fue por lo tanto una decisión unánime del ejército el renunciar a semejante propuesta, prefiriendo arriesgarse antes a las ladillas que a las risas del enemigo.
Käte von Nagy
No cabe la menor duda de que, tan estimulante noticia, hubiera sido toda una novedad en un conflicto muy poco dado al sentido del humor. Pero puede que, algo tan poco devastador en los habituales procederes de los nazis, no sea nada más que una leyenda urbana muy bien urdida. A la falta de testimonios fiables, de pruebas tangibles,  la presunta falsedad de los nombres citados y de la opinión de algunos historiadores, parece que este singular capítulo de la Segunda Guerra Mundial tiene poca consistencia para ser real. Se rumorea que todo empezó con un artículo de cierto periódico sensacionalista alemán y que se propagó con el método de la insistencia en la noticia. Siendo medianamente coherentes, no me imagino a Hitler proponiendo semejante plan y, si bien es cierto, que la locura puede aventurarse por caminos insospechados, no parece demasiado lógico que, tan descabellada idea, fuera planteada en un conflicto bélico que a buen seguro tenía otras prioridades que atender. No obstante, hubiera sido una forma de humanizar la guerra con algo tan divertido y desde luego original.
De repente se me ha venido a la mente una posible ilustración del gran Miquel Zueras, en la que aparecería un soldado alemán y su muñeca hinchable, ambos con las manos en alto, rindiéndose ante las tropas norteamericanas.
Dicho y hecho, el amigo Zueras, una vez enterado, ha tenido la gentileza de dibujar esta ilustración que cierra la historia que nos ocupa de forma brillante.




51 comentarios:

  1. Es una buena historia, se merece ser cierta. No sé yo, los nazis eran muy raritos. Si aglún ejército podía llevar a cabo tal solución para aliviar a sus hombres, este era el ejército nazi, seguro. Y a Hitler yo me lo imagino de todas maneras ya que era capaz de todo... ¡qué grande Miquel! pero esa ilustración no la recuerdo... Abrazos Cahiers

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, los nazis eran muy dados al fetichismo, así que todo es posible. Respecto a la ilustración de Miquel no creo que exista, me refería al hecho de que me imaginaba una posible ilustración suya, además el tema es muy del amigo Zueras. Lo mismo hasta existe, jejeje, quién sabe...

      Eliminar
  2. Wow. Cierta o ficción es una excelente historia Pepe.
    Claro que tratándose del señor de los Nazis, cualquier cosa es creíble y supera a la ficción.

    Abrazos Pepe
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo que a las muñecas les hubieran puesto un brazalete que las identificaras como judías... jajajaja

      Eliminar
    2. Pero en ese caso no hubieran sido utilizadas para el sexo, sino más bien y lamentablemente para hacer tiro al blanco.

      Eliminar
  3. Hombre, la idea tiene su lógica, pero no encuentro manera de que llegara a dar resultados, casi mejor un preservativo digo yo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, mucho mejor, aunque la falsa noticia no hubiera tenido tanta enjundia.

      Eliminar
  4. Si fuera real esas muñecas ahora serian objeto de coleccionista. ¿Te imaginas ir a un museo sobre la 2ª guerra mundial y ver expuesto este artilugio? Sería tronchante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso indica lo poco fiable que es la información, porque de ser cierta seguro que alguna hubiera llegado a nuestros días.

      Eliminar
  5. Normal que no las quisieran... porque si me dan una la pincho segruo (si veo que no flota en el Mar Menor, of course). Como diría Obelix "Están locos estos nazis".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosa lógica, hacer el amor con una muñeca hinchable e el campo de batalla, entre balas, cañonazos y alambradas es una actividad de alto riesgo.

      Eliminar
  6. Hitler era un tío muy extraño. Cuando pienso que envió brigadas especiales en busca del santo grial cualquier cosa me parece creíble y esto de las muñecas tiene hasta su lógica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo extraño es que no hubiera escogido a Eva Braun como inspiración.

      Eliminar
  7. No había escuchado nunca semejante leyenda, y no será por documentales sobre Hitler y la 2ª guerra mundial.
    No sé si será cierta o no, si tuvo su parte de verdad y se terminó exagerando, pero estoy con Doctora, a mí de un tipo como Hitler se me hace posible, hay que reconocer que estaba como una puta cabra, ojalá le hubiera dado por otra cosa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sería muy descabellado que esa idea circulara por su mente, otra cosa distinta es ponerla en marcha y construir incluso una fábrica con tal propósito. Pero en cuestiones sexuales si que hubo alguna extravagancia que otra en el nazismo. Hay se podían haber quedado, como un movimiento fetichista y punto.

      Eliminar
  8. !Hola,Pepe!

    La mujer perfecta para ellos,sin decir esta boca es mía.Me has hecho reír con la historia,no la conocía.Gracias por este buen rato.Muchos besitos.

    P.D:Me encanta el articulo donde pone el precio y los usos que tiene la muñeca jjajajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese recorte del artículo de la muñeca hinchable pertenecía a una serie de catálogos de productos de los más pintorescos, se lo aseguro.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Ay, qué pena que fuera ficticio y un rumor, porque como bien dices la noticia tiene bastante coña.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, de ser cierta y si hubiera sido aceptada, habría generado un montón de buenas y descacharrantes anécdotas.

      Eliminar
  10. Cómo se entere Íker Jiménez le dedica un reportaje volando!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo ya lo ha realizado y no nos acordamos.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Muy buena la foto de la cabecera que recuerda las novelas de Karl Von Vereiter, superventas ochentero que se llamaba en realidad Enrique Sánchez y era el padre de mi amigo Sánchez Abulí, el creador de los cómics de Torpedo.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo esas novelas bélicas algo pulp, una literatura paralela a las del oeste de Marcial Lafuente Estefania.

      Eliminar
  12. Ah, y descacharrante esa idea de la ilustración ¡Habérmela pedido, hombre! La habría hecho con sumo gusto. En la mili no eran tan sofisticados, echaban bromuro a destajo, por eso las salsas eran amarillas, el color del bromuro en grandes cantidades.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aún estamos a tiempo. Le tomo la palabra.Ya sabe mi correo electrónico.
      Gracias amigo Miquel.

      Eliminar
  13. Pues sí suena raro, pero tampoco como algo improbable. En las guerras a todo el mundo se le va la olla y los nazis no son precisamente un ejemplo de sensatez, así que... dejémoslo abierto no?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, incluso se podría pensar que se ha dado como noticia falsa para encubrir la verdad.

      Eliminar
  14. Bueno, bueno, ¿y la ilustración de Miquel? Estoy de acuerdo contigo, Cahiers, éste es un tema muy de Zueras, jajaja... Y también yo me creo cualquier cosa de Hitler y compañia, y más descabelladas que ésta.
    Curiosísima entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque tarde, por mi culpa, el amigo Miquel se ha comprometido a realizar esa ilustración, que como siempre será genial.
      Saludos Clementine.

      Eliminar
  15. No puedo imaginarme a los arios soldados nazis inflando la muñeca, ¡tremenda imagen! La verdad es que la idea es tronchante pero claro, si la idea venía de Hitler y secuaces creo que me la creo.
    Saludos
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiado tronchante, sobre todo para el pobre soldado, con un ojo en la muñeca y otro en la retaguardia por si le sorprende el enemigo en plena faena.

      Eliminar
  16. Excelente crónica, Pepe. Muy amena de leer, la forma en que la redactás nos transporta inevitablemente a los días de la Segunda Guerra y a imaginar lo que hubiera sido que aparecieran las muñecas en cuestión por allí.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se por qué pero me imagino que las muñecas hubieran jugado un papel muy distinto de su principal cometido. Como cuando se las llevan a los estadios de fútbol.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Hola, Cahiers. Tengo listo el dibujo pero no me aparece su correo electrónico. El mío es miquelzueras@hotmail.com.
    Hasta luego.
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya le he enviado el oportuno correo electrónico. Gracias por el detalle Miquel.

      Eliminar
    2. Que yo me quiero enterar cuando salga esta exclusiva ¿eh? También tengo correo electrónico en mi blog :) Saludos, ilustre pareja.

      Eliminar
    3. Ahora lo busco para notificarle que ya está publicado el dibujo de Miquel.

      Eliminar
    4. ¡¡¡QUÉ GRANDE ZUERAS!!! Jajajajajaja... Genial cierre de la historia, Miquel.

      Gracias, eremita, es usted único :)

      Eliminar
    5. Gracias, Miquel es único para ilustrar una situación tan absurda como esta. Además es tal y como me la imaginaba.

      Eliminar
  18. Pepe Cahiers... ¿dónde anda su amigo futbolero? Ya de vacaciones, seguro, lo estoy viendo... Déle recuerdos, hombre, a pesar de su desfachatez :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El futbolero suele tomarse las vacaciones fuera de la temporada alta, pero si quiere saber de él tiene que entrar en el lado oscuro (facebook) donde sigue desperdiciando su talento. No hay quien lo haga regresar a la blogosfera.

      Eliminar
  19. Gracias, Cahiers y Clementine! Nada, ha sido un placer.
    Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una colaboración que dejará huella en los anales de Blogger.

      Eliminar
  20. el petiso boludo ese se quería ocupar de todo ja, no tenía paz... el hecho de ser el mismo judío se ve que lo tenía mal... nunca pude pasar del odio a una cierta calma con su figura... y soy hijo de gallego!! si fuese judío no se que me pasaría jaja... salu2 , gran dibujo del genio Borgo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabe, el gran hermano, sea de donde sea, lo tiene que controlar absolutamente todo, de lo contrario sería una merma de poder.

      Eliminar
  21. Original y divertida historia.

    Qué cosas!!!!

    Gracias por compartirla y hacernos sonreír.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia está llena de cosas sorprendentes y algunas leyendas urbanas de lo más ingeniosas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Las muñecas hinchables y el alambre de espino se llevan mal: amor de trinchera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que para las muñecas hinchables era una situación de alto riesgo.
      Saludos Licantropunk.

      Eliminar
  23. me cago en google! otro comentario a la m....
    Tinto Brass, Panteleon y las visitadoras, Dame (unaqueestébuenacomoun) pan y llámame tonto (o nazi, o comunista, o anarca, o lo que tu quieras, da ganas, que no hay mayor motivador que el sexo (empuja para empujar, como decía aquel de Sé Infiel y No Mires con Quién: "yo, aquí, a empujar como todos"...)
    Y a ver si me deja esta vez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues le ha dejado, amigo Rojas, y es que a Blogger hay que empujarle a veces para que ande. El sexo siempre motivador e inspirador, hasta de las ideas más absurdas. Recuerdo esa frase de "yo, aquí, a empujar como todos", que en la versión española la decía el malogrado "Pirri", en una película, por cierto, que me divierte hasta la carcajada.
      Saludos

      Eliminar