domingo, 18 de noviembre de 2012

HA MUERTO UN PAYASO

Una tarde cualquiera de los años 70 me tropecé con ellos. No era necesario realizar zapping alguno, por entonces en mi casa solo se podía ver un canal, así que difícilmente era evitable tropezarse con lo que aquella televisión tuviera en gracia emitir. Gracia, por cierto con más habilidad, calidad e intelecto que lo que vomitan hoy muchas cadenas generalistas. Llamaba mucho la atención de aquellos payasos, conocidos desde entonces como los de la tele, un hecho diferenciador y una identidad propia, que apenas iban maquilados. Su única máscara ante el público eran una peluca y una nariz de payaso, aparte de sus vestimentas y zapatones. El payaso blanco, el que representa la sensatez del grupo, no presentaba ningún adorno especial que ocultara su rostro. Gaby, Fofó, Miliki y Fofito tenían la virtud de ofrecer un humor sencillo y directo, sin alambiques de payasos intelectuales o demasiado perdidos en la parafernalia. Además ofrecían algo novedoso, una historia propia en cada capítulo, plena de situaciones chapuceras y absurdas. Fofó y Miliki representaban a dos trotamundos que aspiraban a ser churreros, pero siempre intentaban progresar en la vida realizando trabajos para los cuales no estaban cualificados. Fontaneros, albañiles y otras profesiones, eran el vehículo ideal para el caos, que siempre sufrían en sus carnes Gaby o el señor Chinarro. Éste último se había convertido en el quinto payaso, emulando lo que años atrás había sucedido con Margaret Dumont y los hermanos Marx. Vistas hoy, aquellas historietas guardan toda su frescura, dentro de la ingenuidad y del humor blanco tan aparentemente fácil de hacer, pero que guarda una dificultad ciertamente notable. 
Hoy ha fallecido Emilio Aragón Bermúdez, también conocido como Miliki, se ha reunido con sus hermanos Gaby y Fofó y para siempre recordaremos que, en un momento de nuestra infancia, nos hizo sentir el placer impagable de una sonrisa y la carcajada feliz que sólo los niños pueden expresar.

28 comentarios:

  1. El último. Una pena. Resultaba muy entrañable Miliki. Que descanse en paz. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todo el mundo dice que es el último. Bueno, de la primera época aún queda Fofito.

      Eliminar
  2. Cuando yo era pequeña, allá por los 90, también tenía un programa en la 1 con su hija Rita y nunca me gustó.
    No viví esos años dorados de sus comienzos con Gaby y cía, de modo que no tengo ese recuerdo entrañable de ellos. Además, mis padres siempre decían que el que realmente valía era Fofó y que Miliki estaba de alguna manera viviendo de las ideas y el recuerdo que dejó éste.

    Sea como sea, es una pena siempre que muere alguien que ha dado su vida por los niños y hacerle la vida más agradable al personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que Fofó era un poco el timón de aquel grupo, el que destacaba más, pero no cabe duda de que Miliki era su mano derecha.

      Eliminar
  3. Invitación
    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven acá, y, deja un comentario, para Yo seguí tu blog.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado por sua visita e bem vindo ao Guarida.

      Eliminar
  4. Quedarán sus canciones y su manera de hacer el circo de los payasos tan entrañable y cercana.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Canciones que han cantado ya varias generaciones. Gracias por pasarse y comentar. Saludos.

      Eliminar
  5. Hre llegado a tu blog porque mehace mucha gracia ver tu avatar y, al abrirlo, chapeau! Me quedé en la 189.

    Además estaba pensando poner un post para el último de mis payasos preferidos. Ya no hace falta lo has hecho tú por mí. Con tu permiso, voy a poner el enlace en face.

    Yo crecí como tú, los veía y, ahora, soy cosciente que la TV de antaño era guay. Por suerte para nosotros, todavía no se había convertido en la "caja tonta". Saludos, Ann@

    PD. Te invito a mi blog y si te gusta, sería un placer tenerte como seguidor. Gracias

    http://annagenoves2012.blogspot.com.es/2012/11/trasparente.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea muy bienvenida a la Guarida y gracias por sus amables palabras. Compartimos el criterio de que aquella televisión tenía mucho más talento. Me paso encantado por su blog. Reciba un cordial saludo.

      Eliminar
  6. A mi siempre me gustó, entrañable y parecía dispuesto a hacer que todo girará alrededor de la felicidad de los más pequeños, un artista. DEP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, había una conexión más que evidente entre ellos y su público.

      Eliminar
  7. Descanse en paz.
    Como dice Anna, con tu dedicatoria sobra cualquier otra entrada.
    El entrañable payaso de nuestra infancia que ya no podrá decir "¿ Como estan ustedes ?" ... pero no se ha ido... vivir en los corazones de los que dejas atrás no es morir.
    Un abrazo Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquel saludo entrañable forma parte ya de nuestra educación sentimental. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Una pena su muerte. Me lo pasé muy bien con estos payasos de la tele. Bonito homenaje, y muy sentido. Un saludo, PEPE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era para menos, al fin y al cabo es algo muy nuestro, de los que fuimos niños en aquellos años.

      Eliminar
  9. Lo he sentido muchísimo, la verdad. Tenía 83 años, que aunque podrían ser más lo cierto es que ha tenido una vida larga y (al menos desde fuera) llena de alegría.

    Pero ver como se extinguen los personajes con los que crecí, despedirme de Miliki, de Gila, de Eugenio, de Fernán Gómez, pero también de Jack Lemmond, Paul Newman, ...

    En fin, que esa infancia desaparece. Es curioso, pero no veo que mis hijas vayan a tener ninguna referencia tan fuerte como las que tuvimos nosotros. Tantas cadenas, tanta multimedia, y no veo la ventaja para los críos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es ley de vida, poco a poco van desapareciendo nuestros referentes culturales, aunque siempre quedaran en la memoria. Demasiadas horas y demasiados canales con muchas referencias. Hay una saturación con referentes con fecha de caducidad.

      Eliminar
  10. ¿Cómo están ustedeeessss?
    Faltándonos Miliki nos faltará una risa y una sonrisa. Ingenuidad a raudales, risas sin mala uva, ternura en aquellos programas suyos no solo para niños.
    Seguro que estará en el paraíso de las risas con los suyos.
    Besito lunero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humor blanco, pero del bueno y seguro que se habrá marchado con el deber cumplido, con esas sonrisas como recompensa.

      Eliminar
  11. Supongo que mi generación era más de Rita Irasema o Emilio Aragón Jr., pero aún así "Miliki" ha sabido sobrevivir durante años como el más payaso más grande de España y eso es todo un logro.
    DEP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Rita Irasema había perdido algo del encanto original de sus inicios, pero ha seguido en la brecha casi hasta el final de sus días.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Por lo menos llevó la vida que a buen seguro quería llevar.

      Eliminar
  13. El gran éxito de esos payasos, es que tuvieron un éxito generalizado, gustaban a públicos de todas las edades; además cuando regresan a España en los primeros 70, ya habían triunfado en la tv de América hispana. Recuerdo una de sus aventuras, en las que aparecían como estrellas invitadas nadam menos que Miguel Reina y Adelardo, figuras del Atl. de Madrid de esos años, habiendo unas tartas de por medio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No obstante, en España empezaron casi de cero y pronto alcanzaron un éxito más que merecido, tomando el testigo de otros que habían ocupado antes ese lugar, como eran, y supongo que usted se acordará, el Capitán Tan-Tan, el tío Quiles, Valentina y Locomotoro.

      Eliminar
  14. Fofó y Fofito eran para mí los más entrañables, me encantaban sus sonrisas... Miliki también, claro, lo que más me gustaba de él era su ingenuidad, el que se equivocara al hablar y el verle tocar el acordeón. Gaby y y el señor Chinarro también me transmitían muy buenas vibraciones y me chiflaba la aventura...
    Qué entrada más bonita, Cahiers, además me he sentido muy identificada con lo que expresas en ella. Yo estoy muy feliz de haber sido espectadora infantil de esta familia televisiva, sólo puedo tener de ellos buenos recuerdos porque me lo han hecho pasar muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además hacían algo que hoy en día prácticamente no existe, y no me refiero solamente a que fueran parte de un circo, sino que ejecutaban un entretenimiento actualmente insólito, en una televisión que dedica canales temáticos a los niños, pero que funciona a base de dibujos animados y concursos, que no está mal, pero con tal cantidad de tiempo a su disposición podían diversificar más sus opciones.

      Eliminar