miércoles, 15 de febrero de 2012

EL FINAL DE BRUBAKER


Stuart Rosenberg dirigió "Brubaker" en 1980, pero ya había demostrado su habilidad, dentro del género carcelario, en la espléndida "La leyenda del indomable", conocida sobre todo por la famosa apuesta de los huevos duros. No deja de ser curioso que ambas propuestas fueran protagonizadas por Paul Newman y Robert Redford respectivamente, o lo que es lo mismo "Dos hombres y un destino" entre rejas, pero cada uno a un lado distinto de ellas. Lógicamente el preso indomable sería Newman, con ese aire de rebelde inconformista. Redford parece más formal, toda una suerte de chico bueno y progresista al que le va que ni pintado el papel de Brubaker. En esta película nuestro protagonista aparece como un preso recién ingresado en la penitenciaria de Wakefield, al sur de los Estados Unidos. Allí observará la vida cotidiana y descubrirá las terribles condiciones de sus habitantes. Sometidos prácticamente a la esclavitud, son ofrecidos como mano de obra gratuita a los empresarios del lugar, a cambio del correspondiente soborno al alcaide de turno. Las instalaciones son ruinosas y la comida sencillamente repugnante. Incluso el médico atiende solamente a aquellos que les pueden pagar. Los presos de confianza, armados y privilegiados, imponen su ley con violencia desmedida. En una situación crítica Brubaker se identifica como el nuevo alcaide de Wakefield y pone patas arriba la penitenciaria.


Esta historia está basada en hechos reales protagonizados por Thomas Murtom, el alcaide de la prisión de Arkansas en donde destapó todo un cúmulo de corruptelas, malos tratos y condiciones infrahumanas. Las autoridades le dejaron realizar su trabajo de mala gana, hasta que desenterró cuatro restos óseos en un campo anexo a la penitenciaria, que se supone pertenecían a reos asesinados. Su insistencia y sacar a la luz pública todo este enorme cubo de basura hizo que fuera despedido fulminantemente.


Se podría decir que la película se divide en dos partes bien diferenciadas. En la primera, el personaje de Brubaker se hace pasar por preso, se dedica a observar todo lo que le rodea, apenas articula una palabra y solo su mirada es suficiente para comprobar la mezcla de asombro y indignación que le produce contemplar la miseria que rodea las mugrientas paredes de la penitenciaria. En la segunda parte, ya desvelada su verdadera identidad, se plantea el intento de reformar toda aquella infamia humana por la dignidad que toda persona tiene derecho a poseer. Pero su lucha no es solo contra los internos de la prisión, sino contra los poderes fácticos que ven con muy malos ojos que trate de abolir una esclavitud que le provee de mano de obra gratuita. La prisión no cuesta un centavo al estado porque se abastece de sus propios cultivos y ganadería, además de realizar trabajos para la comunidad. Pero su alcaide y los presos de confianza, ha sometido a un trato vejatorio a los habitantes de Wakelfied. Naturalmente, y como no podía ser de otra manera, nuestro protagonista fracasa, sus buenas intenciones progresistas son frenadas por los que quieren mantener un inmovilismo al que se califica ya de tradicional. En la mejor escena de la película, uno de los pocos presos de confianza con cierta honestidad, Yaphet Kotto, y que no creía en lo que estaba realizando tan atrevido personaje, despide a Brubaker mientras escucha el discurso del nuevo alcaide, toda una declaración de intenciones de vuelta atrás, de miseria y látigo. Le dice las siguientes escuetas y significativas palabras, "Usted tenía razón" y a continuación pasa a aplaudir al hombre honesto que representa el personaje interpretado por Redford. Los demás presos rompen filas, haciendo caso omiso del arcaico mensaje del nuevo títere del estado, y aplauden juntos en un final emotivo que siempre me emociona.




22 comentarios:

  1. Primera conexión bloguera que tengo contigo, Cahiers. Henry Brubaker es el siguiente protagonista en mi blog de Robert Redford, de hecho llevo toda esta semana con él. Me encantan estas coincidencias.
    Muy buena entrada y muy acertada de principio a fin. Y sí, Redford parece más formal en la pantalla que Newman, y estoy de acuerdo contigo en lo adecuado de darle a Newman el protagonista de "La leyenda del indomable" y a Redford el de "Brubaker". Pero en la vida real era mucho más inconformista y rebelde Redford que Newman, increíble, ¿verdad?
    Y qué decir de esta película... Que es una de mis favoritas de siempre y que ese final que tiene me emociona de igual manera que a ti, me lo he visto millones de veces y se me siguen saltando las lágrimas.
    ¿Y lo IMPRESIONANTE que está aquí el rubio, qué? Perdón, no me he podido contener...

    ResponderEliminar
  2. No sé qué sabio dijo que las prisiones, los manicomios, los asilos y etc, etc, eran algunos de los mejores indicadores de la salud de una sociedad.
    Es que es una peli estupenda. Yo recuerdo cuánto me impresionó de crío la escena de las gafas de sol.
    Y desde luego que su final emociona. El "sacrificio" de Thomas Murton fue en vano?, desde luego que no, al menos esa es mi opinión. No todos los frutos pueden recogerse al poco de sembrarse. Gran tipo y gran peli que aúna varios elementos de los que más me gustan ver en el cine: entretenimiento, Historia, denuncia y edificación.

    ResponderEliminar
  3. Esta peli la vi un par de veces antes de cumplir la veintena y guardo muy pero que muy buen recuerdo de ella (vamos, que me encantó). Tiene escenas muy buenas...
    Suscribo el comentario de Mr.Lombreeze. Lo de Murton (o lo de Redford en la peli) no fue en vano.
    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  4. Muy emotiva, recuerdo haberla visto por primera vez en un cine de Benidorm

    ResponderEliminar
  5. La leyenda del indomable es auténtica, inolvidable. La relación entre George Kennedy y Newman es de lo más emocionante que he visto en mi vida. La escena de la pelea, y la de los huevos duros son emblemáticas.

    Brubaker es otra gran peli, en este caso de un Robert Redford infiltrado y con ganas de cambiar lo podrido de las instituciones (en este caso el sistema carcelario) de su país… se la puede considerar una peli de denuncia. En ese sentido tiene algo del cine social, e incluso político.

    Buena reseña, PEPE. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Final formidable, es verdad. Me acuerdo de que a un recluso le hacían falta unas gafas de sol, el que interpretaba David Keith, pero no me acuerdo como le llamaban en la película, ¿Toro?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Mr. Cahiers, gran pelicula donde las haya, con unos actores formidables, un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Y como en toda historia real; el bueno nunca gana.

    ResponderEliminar
  9. Clementine: Pues ya es coincidencia que tratemos al mismo tiempo "Brubaker", film relativamente popular, pero la vida está llena de encuentros comunes. De Redford decían que siempre hacía de Redford en las películas, pero en es escena final está muy emotivo y francamente bien.

    Mr.Lombreeze: El cine carcelario siempre ha dado muy buenas muestras de calidad, de hecho una película como "Cadena Perpetua" que rinde homenaje a todas ellas es una de mis favoritas. Supongo que aquello sería útil para que las cosas cambien, aunque no se en que medida es fruto de la intervención de Murton o del devenir lógico de los tiempos.

    David: Lo que es curioso es que, en la época en que sucedieron estos hechos, nadie quisiera buscarle una solución a semejante despropósito, sobre todo en un país que se supone avanzado... o quizás no tanto.

    Alimaña: Es de esas películas que no te dejan indiferente.

    Javier: Son dos buenas muestras de cine carcelario con muchos puntos en común, empezando por su director. De la de Newman siempre recordaré al vigilante de las gafas de sol que nunca hablaba, siempre parecía inmutable y que al final termina siendo decisivo.

    Licantropunk: Efectivamente se llamaba Toro y estaba en prisión con una condena de cadena perpetua por vandalismo.

    Belknap: Hay todo un elenco de actores secundarios realmente interesante.

    Piedra: Eso es indudable, como la vida misma, pero, como decían Mr.Lombreeze y David, esperemos que aquella osadía sirviera para cambiar algo las cosas.

    ResponderEliminar
  10. Buena pelicula. Y si el final emociona, que me dice cuando en medio del follón, dice que él, es el nuevo Alcaide. Te corre un sudor frio.

    ResponderEliminar
  11. Lorenzo: Ese momento es muy bueno y además sale Morgan Freeman en uno de sus primeros papeles.

    ResponderEliminar
  12. Considero que además de toda el mensaje que emana la película, esa historia bienintencionada, y muy de la América que intenta siempre redimirse a si misma, es ante todo una excelente película, de ese curioso genero que es el drama carcelario, donde hay un ramillete de estupendas películas, ya sea El hombre de Alcatraz, Cadena perpetúa...o la que yo considero la obra maestra, que mire usted por donde, no es americana sino francesa...sí, mi querido amigo estoy pensando en La Evasión, y en Jacques Becker.

    ResponderEliminar
  13. Yo no estoy de acuerdo con eso que se dice de que Redford hace siempre de Redford, yo le considero un actor mucho más que correcto. Al pobre, ademas, siempre le ha perseguido el que le comparen en esto de la actuación con Paul Newman y eso es bastante injusto, para Redford y para cualquier otro. Newman es mejor actor, eso nadie lo duda, pero esto no debe impedir el reconocer también a Redford su saber hacer ante las cámaras.
    De todas maneras, mi IMPRESIONANTE de mi comentario anterior no iba referido precisamente a su interpretación en "Brubaker". Me acabo de ver de nuevo la película y lo corroboro: está aquí IMPRESIONANTE. Sí, Cahiers, de momento soy la única comentarist-a y alguien tiene que decirlo, hombre... aunque sea tres veces.

    ResponderEliminar
  14. No la he visto pero me encanta saber de esta película por tu blog. Que sea un hecho real me gusta, no sé porque los "hechos reales" llaman siempre mi atención. En una prisión se crea un microclima donde aflora lo peor y mejor de la raza humana o al menos eso veo en algunas películas. ¿es bueno "reformarse" de un delito en una prisión, alejado de la sociedad? No lo creo. Además el coste actual de tener prisiones en condiciones es demasiado alto. Tal vez la prevención a través de la educación seria una solución pero ¿que hacemos con todos los presos actuales? Me recuerda una serie que ahora dan en la TV, la de Alcatraz y lo que hacen con los presos que había ahí en el momento que la cierran. Uffff hoy he hablado demasiado pero sé que no te importa. Genial la escena final.

    ResponderEliminar
  15. Prefiero "La leyenda del indomable" aunque "Brubaker" es una buena película y logra un destacado papel Yaphet Kotto el villano de "Vive y deja morir" de la serie 007. La película empieza con Redford ingresando en prisión haciéndose pasar por un preso cualquiera y lo siento pero me pregunto: ¿Cómo logra Redford mantener su virginiad a salvo? Porque un Robert Redford en Carabanchel causaría sensación, seguro. Borgo.

    ResponderEliminar
  16. Por ahí, por ahí voy yo, Miquel, aunque yo lo he dicho con otras palabras...

    ResponderEliminar
  17. Tirador: Todos los títulos que usted plantea son muy interesantes y ya sabe que soy muy de "La evasión". Claro que usted menciona "El hombre de Alcatraz", una de mis favoritas. Y es que eso de los presos y las fugas siempre fue muy interesante, desde los tiempos del Conde de Montecristo.

    Clementine: Ya veo que he tocado a uno de sus predilectos, pero no he sido yo el que lo ha calificado como mal actor, sino que me hacía eco de ciertas palabras de un crítico de cine de Radio 3, que dijo aquello de que Redford siempre hace de Redford. No soy tampoco un entusiasta de este actor, aunque me encanta como realizó su papel en la deliciosa "Descalzos en el parque" y soy un incondicional de "Gente corriente", aunque aquí estuviera detrás de las cámaras. Ahora que me acuerdo tampoco lo hizo mal en "Propiedad condenada".

    Layna: Eso que plantea usted es merecedor de mayores profundidades y, aunque no cabe duda de que lo que plantea es muy sensato, también es algo utópico. Es evidente que la prisión no reforma a casi nadie y también que la prevención puede estar en la educación, pero cómo puede llegar ésta a todos sitios es harina de otro costal. Demasiado imperfecta es la conducta humana para tan nobles intenciones.

    Miquel: Siempre que pienso en Yaphet Kotto lo recuerdo en su papel de Parker en "Alien, el octavo pasajero". Eso que usted se plantea de Robert Redford y su virginidad es muy lógico planteárselo, aunque mejor es no pensarlo. Estas cosas son siempre muy desagradables.

    ResponderEliminar
  18. ayayayayayya Robert Redford y Brubaker, y eso que, como dices, con esa cara de buena gente... buen filme que tengo que volver a ver en cuanto se presente la ocasión.

    A ver si consigo acertar a la primera con estas dos palabras de "demuestra que no eres un robot", si va a ser que me estoy hacienod mayor, dos días sin pasar por estos lares y ya una extraña.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  19. A-B-C: Siempre es bueno revisar una película como esta, sin duda interesante. Eso de "Demuestra que no eres un robot" algunas veces se me ha atragantado y he llegado a pensar que realmente lo soy, porque no he acertado a la primera.

    ResponderEliminar
  20. Estupenda filme carcelario, aunque siempre pensé que la parte inicial con Redford "infiltrado" entre los reclusos podría haberse extendido un poco más y darle más juego. De todos modos, una película muy recomendable. Entre ésta y "La leyenda del indomable" me quedo con Brubaker, aunque la de Newman también me gusta.

    Y entre "Dos hombres y un destino" y "El golpe", que unió a estos dos grandes guaperas (y excelentes actores) del cine, me quedo con la segunda (porque es un peliculón y porque la otra me parece de lo más insulsa y sobrevalorada)

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  21. Pliskeen: Supongo que no quisieron que les saliera una película demasiado larga, aunque esa parte es desde luego muy sugerente. Yo tampoco soy muy de "Dos hombres y un destino".

    ResponderEliminar
  22. Gran ejemplo del cine denuncia y de entretenimiento de los 70, con escenas durillas que seguro que a algunos nos marcaron en su día, y un final apoteósico para una peli grandiosa.

    ResponderEliminar