lunes, 28 de junio de 2010

GRANDES MOMENTOS DEL WESTERN


RAICES PROFUNDAS (George Stevens-1953): Son muchas las escenas memorables de un western que, en un principio, contaba con un actor poco apropiado para encarnar a un pistolero, pero Alan Ladd supo componer mejor que nadie la figura atormentada y poética de un hombre con un pasado desconocido pero que le pesa como una losa. Esa nueva vida que puede redimirle, pero que está continuamente amenazada por su condición de pistolero, representa para él una suerte de redención. El destino fatal le volverá a la realidad de la que pretende huir. La puesta en escena del duelo final con ese rostro esculpido de Jack Palance, es absolutamente magistral. Esa despedida del niño y su cabalgada final, herido, entre las cruces del cementerio siempre quedará en nuestra memoria.

HASTA QUE LLEGO SU HORA (Sergio Leone-1968): Película que ha ido ganando a través de los años como los buenos vinos. El director italiano quería dirigir "Erase una vez América", pero los productores le obligaron a realizar un último western, esta vez con todo los medios a su alcance, y Sergio Leone nos ofreció toda una declaración de intenciones, de lo que había sido su carrera como realizador de western. En la eterna escena inicial de la película, unos hombres, aburridos y castigados por el calor, aguardan en una estación de tren. Son como figuras pétreas esperando su cita con la muerte. Cuando llega un hombre que toca la armónica, éste pregunta: "¿No me habéis traído un caballo?". Una de las tres figuras amenazadoras contesta: "Vaya, parece que nos falta uno"; y nuestro hombre contesta: "Bueno, juraría que sobran dos". Después, el estruendo de la pólvora, el silencio, y un hombre que monta a caballo.

DUELO AL SOL (King Vidor-1946): Western pleno de lujuria y pasión, con un Gregory Peck poco habitual, una Jennifer Jones espléndida en toda su sensualidad, un Joseph Cotten algo insípido y, sobre todo con unos Lionel Barrymore y Lillian Gish en toda su grandeza. Con una historia que sobrepasa lo admisible en el año 1946, el film de King Vidor es toda una explosión de erotismo a todo color, algo que ajeno a las habituales producciones de David O. Selnick. Escena memorable es el enfrentamiento final, mezcla de violencia y deseo que termina en un abrazo apasionado en los umbrales de la muerte.

OPEN RANGE (Kevin Costner-2003): Film injustamente menospreciado, en el que Costner volvió con la misma inspiración de "Bailando con Lobos". Con una fotografía impecable y unos personajes perfectamente definidos, entre los que destacaría a Robert Duvall y Annette Bening, la película opta por un ritmo sereno interrumpido por una violencia radical y directa. Momento impactante, cuando el personaje de Kevin Costner pregunta quién mató a su amigo y la respuesta fulminante llega en forma de plomo y humo.

LE LLAMABAN TRINIDAD (Enzo Barboni-1971): Algunos se preguntaran como incluyo en los grandes momentos del Western un film como este, muestra incuestionable del humor chusco y de las peleas con retranca. Bueno, no me pueden ustedes negar que la primera vez que aparece el personaje de Trinidad, hasta arriba de suciedad y polvo, quintaesencia del vagabundo-pistolero, y entra en una taberna cochambrosa, dando buena cuenta de una generosa sartén de alubias con tomate, no es una escena absolutamente deliciosa. Ese momento interpretativo de alguien que come con verdadera hambre atrasada, que bebe con sed de desierto y engulle el pan con extrema y urgente necesidad, no es nada más que una verdadera lección del arte narrativo.

CENTAUROS DEL DESIERTO (John Ford-1956): Acusada de racista, muchos no sabían ver que, en realidad, el personaje interpretado por John Wayne, Ethan Edwars, era el verdadero catalizador de ese odio hacia los indios. Con una esplendida fotografía, Ford fue capaz de realizar una auténtica obra maestra sobre el viaje iniciático de dos jinetes en busca de una niña raptada por la tribu del jefe Cicatriz. Este último y Ethan son dos individuos de mundos distintos, condenados a odiarse, y que representa una realidad que amplificada llegará al exterminio mismo de uno de los dos bandos, por supuesto siempre el más débil. Además, Ford no nos ofrece al protagonista como un héroe, sino como alguien lleno de resentimiento. La escena en que Wayne visita a unos blancos que han sido liberados de su cautiverio, mostrando síntomas de locura, nos ofrece a un personaje que con su expresión define su desprecio más profundo hacia los indios. Como le dijo una vez John Ford a Hawks respecto a Wayne: "Nunca pensé que este hijo de puta supiera actuar".

SIN PERDON (Clint Eastwood-1992): Con un reparto soberbio, Gene Hackman, Morgan Freeman y Richard Harris, Eastwood fue capaz de desmontar los tópicos del western, violencia sin sentido, falsos héroes y remordimientos ante la capacidad de acabar con una vida, y volver a montarlos en un final antológico que devuelve al género toda su mitología y carácter legendario. Demoledor es el discurso que le dirige al joven pistolero, sobre lo que significa la muerte para un hombre, pero la escena en donde un grupo de hombres planifica su captura y aparece Eastwood entre las sombras, sorprendiendo a sus futuros captores, es absolutamente magistral.

EL DORADO (Howard Hawks-1966): Una vuelta de tuerca más al esquema de "Río bravo" que hace especial hincapié en el paso de los años de sus protagonistas. Aparte de la conocida amistad incondicional de los personajes de Hawks, aquí existe también un respeto mutuo entre los pistoleros rivales o, como dice Christopher George en su papel de Nelse McLeod, deferencia profesional. La aparición de Mississippi, interpretado por James Caan, para retar en duelo al asesino de su amigo y la intervención respetuosa de los dos pistoleros es realmente antológica.

EL HOMBRE QUE MATO A LIBERTY VALANCE (John Ford-1962): Película que cada vez alcanza puestos más elevados en su valoración. No cabe la menor duda que la historia que representa y el nivel interpretativo de sus actores corresponde a su alta consideración. Western crepuscular, en blanco y negro, que tiene entre uno de sus mejores momentos de tensión en la escena del restaurante, en la que los personajes de John Wayne y Lee Marvin se enfrentan en un duelo que solo prentende medir sus fuerzas, mientras James Stewart se incorpora del suelo.

DOS CABALGAN JUNTOS (John Ford-1961): Film absolutamente cínico y desencantado, con un personaje, interprentado por James Stewart, con tintes racistas como los del Ethan de "Centauros del desierto", pero con un sentido del humor de una socarronería hiriente. La famosa escena del rio, en la que ambos protagonistas reflexionan sobre la vida mundana y sus consecuencias, es sin duda la más reseñable de este magnífico western. La calificación del matrimonio como algo espantoso y la normalidad con la que uno de los protagonistas acepta su remunerada corrupción, pertenece ya a la mitología del género.

RIO BRAVO (Howard Hawks-1959): Con un inicio que prescinde de los dialogos y que parece más propio de un film de cine mudo, la escena de Dean Martin suplicando unas monedas para tomar un trago, metiendo la mano es una escupidera y la aparición de Wayne, es toda una lección de lenguaje cinematográfico. A destacar también la actuación de un Walter Brennan en estado de gracia. En la ultima escena de éste, cuando le arrojan unos panties desde la habitación en la que están John Wayne y Angie Dickinson, le pregunta socarronamente a Dean Martin "¿Crees que me nombraran sheriff?" define al personaje a la perfección.

25 comentarios:

  1. Mis westerns preferidos: El Jinete Pálido y Johnny Guitar... Pepe, me has leído el pensamiento, porque estaba por continuar el rollo "Shanghai" que llevo o hablar de aquel vestido negro que en realidad daba el pego de ser rojo en Jezabel, jajaj

    Ya veremos!!!


    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Amén a su lista, totalmente de acuedo con ella. Tambien es verdad que es imposible que todo el mundo coincida en las mismas películas. Yo solo aportaré una, El último pistolero. No por su calidad, sino por el fin de una leyenda y una época. Y es que el Señor Wayne, al igual que su personaje en la pelicula, enfermo de cancér, decide realizar un último trabajito, y encargarse de unas molestias. Lógicamente el tratamiento es pólvora y plomo.

    ResponderEliminar
  3. Grandes momentos, si señor! (fijese la cantidad de pelis con Wayne en el plano). Me faltan algunos como ese en el que Ireland y Clift admiran sus respectivas pistolas en Río Rojo; o el paseo de Cooper más solo que la una, y muchos más... (imposible ponerlos todos en un post)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Cinexim: Es que lo del vestido rojo es muy llamativo, como una buena fotografía en blanco y negro es capaz de reflejar algunos colores.

    Gargola: Esplendida película "El último pistolero" de Don Siegel, una especie de despedida con los últimos clásicos, John Wayne,James Stewart, Richard Boone y John Carradine.

    Ethan: Bueno, no cabe duda de que tendré que realizar otros pots con más títulos del western, pues éste se ha quedado corto.

    ResponderEliminar
  5. Bravo! Es evidente que hay muchísimas, en un género plagado de obras maestras como es el Western, así que este post ( y el anterior de “pudo ser y no fue) se merece una segunda parte. Escogiendo mi escena favorita me quedaría con el final de “El Hombre que mató a Liberty Valance”, que resume en apenas diez segundos todo un género, y tal vez (pero sólo tal vez) la vida misma… Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Por mi parte aprovecho la ocasión para reivindicar por enésima vez un film que llevo casi 10 años hacíendolo: Juntos hasta la muerte, del gran Raoul Walsh, un remake en clave de western de El Último refugio, donde toma elementos de Duelo al Sol, y además superando ambas obras maestras, según los gustos del Tirador. (http://www.youtube.com/watch?v=S5L7N7dK7AE)
    Quien no la la haya visto que la visione.
    Y otra cosa Sr. Cahiers, menciona Vd. a Walter Brennan en Río Bravo, y yo le desafío a que mencione una sóla película en que ese viejo zorro no estuviera en estado de gracias, es más como diría Hawks, no creo que haya una sóla película en la que haya intervenido nuestro amigo que no sea una buena película...

    ResponderEliminar
  7. Vale. A ver...
    No he visto Le llamaban Trinidad y mientras iba bajando pensaba "cómo no ponga el inicio de Rio Bravo le mato"...pero bueno, veo que te has salvado (ja,ja).
    A mí Dos cabalgan juntos me gusta mucho (desde que la vi de niño), pero Ford la consideraba una mierda. Más que la escena del río... me quedo con la del ahorcamiento del hermano y la caja de música mientras se lo llevan y el grita "Míaaaa Míaaaaa!. Eso es magistral.
    Open Range me gusta mucho. No volvió a la misma inspiración (la superó con creces). A Annette Bening hay que destacarla siempre.
    Duelo al sol no es de King Vidor, aunque lleve su firma. De hecho, es más bien de David O.Selznick.

    Algunos de mis grandes momentos del western:
    1) El hombre que mató a Liberty Valance: "Ese era mi bistec."
    2)Misión de audaces: La carga de la academia militar... o si no "El bar está abieeerto".
    3) Murieron con las botas puestas: La llegada de Custer a West Point.
    4)Rio Bravo: El comienzo. Igual que tú. Y añadiría la escena de la sangre goteando en el vaso.
    5)Grupo Salvaje: ¡Vamos!
    6)Duelo en Alta Sierra: El final.
    7) Centauros del desierto: La aparición de Cicatriz.
    8)Los cuatro hijos de Katie Elder: El inicio de la peli con la música de Elmer Bernstein.
    9) Juntos hasta la muerte: El asalto al tren.
    10) La venganza de Ulzana: El final.
    Mañana podrían ser otros, pero algunos seguro permanecerían.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Mira qué casusalida...acabo de leer el comentario anterior de Tirador solitario y veo que coincidimos en la peli de Walsh. Me alegro.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, no puedo nada más que suscribir casi palabra por palabra todo lo que dices en este hermoso post.

    Raíces profundas es una de mis 5 películas favoritas ever. El final es uno de los mejores de la Historia, sin duda.
    Le llamaban Trinidad es una película muy entretenida rodada de forma magistral. La escena que comentas sigue, a día de hoy, dándome muchísimo hambre cada vez que la veo. Además yo de pequeño quería parecerme a Terence Hill.
    Ya lo dije una vez en mi blog y lo repito: el tiroteo final de la estupenda Open Range es el mejor tiroteo de la historia del Western. Así de claro.

    Je, je... Tan antológica como el sombrero de Mississippi.

    Mira si me gusta el principo de Rio Bravo que lo subí al youtube solamente para verlo de vez en cuando...
    http://www.youtube.com/watch?v=9mWXPFP3PWY

    El Western es mi género favorito y tengo decenas de grandes momentos en mi cabeza.
    Éste es uno de los GRANDES:
    http://www.youtube.com/watch?v=GjqkHULSOtw

    ResponderEliminar
  10. Jajjaja, David, la llegada de Custer!!!, qué bueno!.

    ResponderEliminar
  11. Por cierto Tirador, yo considero que Juntos hasta la muerte es muy superior a El último refugio. Es un súper peliculón. Me adhiero a tu reivindicación.

    ResponderEliminar
  12. Sr.Tirador, claro que Brennan es un excelente actor de carácter, tan sólo digo que en esta película está especialmente divertido.

    Amigo David, le prometo una nueva entrega, aunque tanto "Murieron con las botas puestas" como "Grupo Salvaje" ya las incluí en un post que se llamaba "Fotogramas inmortales del cine clásico" en la sección "Escenas de películas".

    ResponderEliminar
  13. Preciosa esta entrada. Si te soy sincero me chirria un poco en la lista la de "Open Range" (sin ser mala tampoco, es verdad). Puesto que ya has mencionado "Grupo salvaje" añado otra escena de otro título mítico e inolvidable: El duelo entre un Spencer Tracy manco y el grandullón Ernest Borgnine en "Conspiración de silencio" de John Stugres .

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Muy buena entrada. Sólo me ha removido un poco recordar al niño de Raices Profundas. Dios! Que manía le tengo a ese niño. Que insoportable, que entrometido......que poder para meter en lios a la humanidad entera..... No puedo verlo. La peli genial.

    ResponderEliminar
  15. Uno de los que mas me impresionó fue el Érase una vez el Oeste de Leone, aunque es algo larguito. Mi favorito, Rio Bravo, por todo lo que comentas y por esa digresión musical tan sorprendente de Dean Martin. Y si me lo aceptais en la categoría Western, los Siete Samurais.
    Saludos, forastero.

    ResponderEliminar
  16. Hola ¡

    Permíteme presentarme soy Ana Rosa, Periodista y fanática de las webs de cine y demás, visité tu web y está interesante. Me encantaría poner un link de tu web en mis sitios web y así mis visitas puedan visitarlo también. Si estás de acuerdo no dudes en escribirme a: rosamcgonzales@gmail.com

    Estos son algunos de mis portales:
    http://www.peliculon.net
    http://eldiariodeanabelen.blogspot.com/
    http://cartelera21.blogspot.com
    http://postmundo.com

    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Rafa V: No cabe duda que Ford puso toda su alma en la filmación de "El hombre que mató a Liberty Valance" como momento crepuscular del western.

    Mr.Lombreeze: ¿Juntos hasta la muerte o El último refugio?. Eso si que es un auténtico duelo de titanes.

    Quimerico inquilino: Aunque "Conspiración de silencio" no es exactamente un western,si que respeta las normas y formas del género, además de ser una grandísima película.

    Blue Day: Recuerdo que una amiga mía también encontraba repulsivo al niño de "Raices Profundas" y le producía una antipatía ciertamente alarmante. Es lo que tienen muchos niños de película, que son absolutamente cargantes. Como decía Alfred Hitchcock: "Odio trabajar con niños, con animales y con Charles Laughton".

    Lucifer: Bueno,al fin y al cabo,el film japonés que me comenta inspiró "Los 7 magníficos" e incluso "Los 7 magníficos del espacio", aunque, esa es otra historia...

    Carmen Rosa: Me parece ok y gracias por su visita.

    ResponderEliminar
  18. Gran selección. Y que incluyas "Le llamaban Trinidad" me parece estupendo: seguro que un pistolero de la época se parecía más al que interpretaba Terence Hill que al repulido James Stewart.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Pues no anda usted descaminado, Licantropunk, además los dos films de Trinidad no son tan precarios como podría parecer a simple vista.

    ResponderEliminar
  20. Gran selección, amigo, aunque echo de menos a mi preferida, "Wild Bunch" de Sam Peckinpah.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Salvo "Le llamaban Trinidad", que no la he visto, y "Dos cabalgan juntos", que me parece de las peores de Ford (un tanto petarda, siendo la ridícula pelea a orilla del río un ejemplo de ello), y aunque añadiría muchas otros, creo que es un buen ranking, especialmente por incluir algunas de mis favoritas, o lo que es lo mismo, la "trilogía de los ríos" de Howard Hawks, sin lugar a dudas, mi director de westerns preferido (seguido muy de cerca por Ford, Mann y Hatthaway)

    Respecto a "El último pistolero", quisiera aclarar que lo de que Wayne padecía cáncer mientras la rodaba es una leyenda urbana. En ese momento no estaba enfermo, aunque antes del rodaje sí había sido operado debido a un cáncer de pulmón (motivo por el que los productores no tenían mucha confianza en que el actor estuviera en forma para rodar esta película). Luego de finalizar el rodaje, es cuando se le reprodujo el cáncer.
    Creo que la película es toda una oda de Wayne, a su carrera y al pistolero por antonomasia del cine. Y los priemros minutos, recopilando escenas de sus películas, es ya toda una declaración de intenciones.

    Tampoco quisiera olvidar la duología de Rooster Cogburn, compuesta por las estupendas "Valor de ley" y "El rifle y la Biblia".

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  22. Amigo Crowley le aseguro que tal título tendrá un puesto de honor en la siguiente entrega del western.

    Pliskeen, es curioso como siempre se ha dicho que el oscar en "valor de ley" se le dió a Wayne por su carrera, cuando en esta película está genial.

    ResponderEliminar
  23. Porque hay actores (y también directores) a los que no se les quiere conceder el Oscar (a saber por qué motivos...), pero que cuando están a las últimas o en el tramo final de sus carreras (o simplemente lejos de sus mayores logros cinematográficos), la Academia siente la obligación de Oscarizarlos para no ponerse en evidencia, por lo que estos Oscars, aunque a veces inmerecidos por la película en cuestión (no sería el caso de Wayne, a mi juicio) son considerados como honoríficos.

    Lo mismo se podría decir del Oscar a Scorsese por Infiltrados. Un Oscar más a toda su carrera que a la película en sí (aunque a mi me pareció un peliculón o de lo mejorcito de aquel año, aunque muchos quieran desprestigiarla por tratarse de un remake)

    ;)

    ResponderEliminar
  24. Sin duda, Pliskeen, esos premios son el resultado de la mala conciencia y respecto a "Infiltrados" estoy de acuerdo con usted, es un film intenso y con mucha garra.

    ResponderEliminar
  25. Me ha alegrado sobremanera encontrar en esta selección mis tres películas favoritas del Oeste: "Centauros del desierto", "Río Bravo" y "Sin perdón". Las tres acompañadas de unos magníficos apuntes por su parte, por cierto. Un saludo.

    ResponderEliminar